Durante el recorrido, los basketbolistas mostraron su trofeo acompañados por sus familiares en camiones y autobuses descapotables.

 24 junio, 2013
Lebron James saluda desde lo alto de la carroza del Heat a los aficionados en Miami.
Lebron James saluda desde lo alto de la carroza del Heat a los aficionados en Miami.

Miami

Los campeones de la NBA, los Miami Heat, se pasearon hoy lunes por las calles de un sector de Miami ante miles de aficionados en una parada festiva para celebrar su tercer título de la mejor liga de baloncesto del mundo, conquista lograda el jueves pasado ante los San Antonio Spurs.

Con otra gran actuación de su astro LeBron James, el Heat se coronó el jueves campeón de la temporada 2012-2013 tras vencer a los Spurs 95-88 y llevarse la serie final por 4-3.

“Para mí, lo más importante que todos los MVP (Jugador Más Valioso) que he logrado es ganar un campeonato”, dijo LeBron en el acto celebrado en la Arena.

El desfile comenzó a las 11 a. m. (9 a. m. hora de Costa Rica) en la famosa Calle Ocho y la Segunda Avenida y transitó después por el Downtown de Miami hasta llegar a la Arena Triple A.

Durante el recorrido, los miembros del Heat mostraron su trofeo acompañados por sus familiares en camiones y autobuses descapotables.

Los aficionados, por su parte, dieron rienda suelta al entusiasmo junto a sus líderes del equipo, como LeBron, el MVP (Jugador Más Valioso) de la temporada regular y la final, Dwyane Wade y Chris Bosh, los “Tres Grandes” del equipo, entre otros.

Dentro de la Arena, donde todo era música y alegría, los cerca de 20.000 espectadores presentes fueron testigos de la presentación de cada uno de los miembros del equipo, que uno a uno tocaron el trofeo.

“Fueron muy sacrificados en el trabajo, todos estos chicos se merecían esto (el campeonato), no cabe dudas que fue algo increíble”, dijo el técnico principal, Erik Spoeltra.

“Hemos ganado el campeonato y estamos junto a una comunidad que adora este juego, desde las personas que trabajan en cualquier función en la instalación, los directivos que me rodean y los jugadores”, señaló Pat Riley, presidente de la franquicia.

Éste fue el tercer trofeo logrado por los Heat en la final de la NBA en los últimos siete años, ya que en 2006 ganaron la primera corona cuando D-Wade fue el MVP de esa final.

Los Heat venían de ganar también en la final el año pasado ante los Oklahoma City Thunder, por lo que en esta campaña la meta era repetir lo que pondría en camino el establecimiento de una nueva dinastía en la NBA.

Después de doblegar en la primera ronda por barrida (4-0) a los Milwaukee Bucks, en semifinales de la Conferencia Este a los Chicago Bulls (4-1) y titularse en la zona a costa de los Indiana Pacers (4-3), el conjunto miamense se planteó la meta de levantar al final el anhelado trofeo.

El quinteto de Miami estuvo a punto de sufrir una debacle en el sexto juego de la final cuando los Spurs llevaban ventaja de tres puntos en la pizarra y estaban a segundos de ganar su quinto título, pero un bombazo del veterano Ray Allen mandó el partido a un tiempo extra, que permitió a Miami ganar 103-100 y forzar el sétimo y decisivo juego de pasado jueves.

Para Allen, en sus 17 temporadas en la NBA y con grandes canastas en su haber para los cuatro equipos en que ha militado, no ha habido ninguna como la conseguida esa noche del martes, “la más grande” de su vida, recordó el estelar jugador, quien salvó así la temporada del Miami Heat.

Etiquetado como: