No es sustancia prohibida, pero la consumen porque eleva la oxigenación

Por: Fanny Tayver Marín 10 marzo, 2015
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Los ciclistas consumen viagra con frecuencia y en la mayoría de los casos no es por impotencia sexual, sino porque buscan rendir más sobre la bicicleta.

“El uso de la viagra lo asocian a la vasodilatación, o sea, con una mejor oxigenación, porque le da mejor aporte de oxígeno a los tejidos. Todavía está en estudios, aún no es concluyente y habrá que esperar algún tiempo para ver si existe ese efecto dopante con el Citrato de sildenafilo ”, expresó el doctor Cristian Moraga, experto en control antidopaje.

“La Comisión también escuchó que los ciclistas están tomando una amplia gama de sustancias no prohibidas para mejorar el rendimiento”, dice el informe elaborado por la CIRC tras entrevistar a 16 pedalistas, funcionarios de equipos, afiliados de la UCI, personeros de federaciones nacionales, médicos y científicos, entre otros.

Monitoreo. Los medicamentos bajo la lupa no incluidos en la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA, o WADA por sus siglas en inglés); pero según la investigación, ese consumo desmedido puede deberse a que actúan como borradores, pues oculta los rastros de fármacos no avalados.

“No son sustancias prohibidas, pero están en monitoreo y si se usan, tienen que ser declaradas por el atleta, ya que están en estudio y podrían llegar a estar en esa lista”, dijo el doctor Moraga.

Aparte de la viagra, la CIRC alerta del abuso con analgésicos, cafeína, suplementos nutricionales y homeopáticos, ácido fólico, Omega 3 y muestra preocupación con el tramadol, que es un calmante para el dolor excesivo, similar a un narcótico.

“Si el ciclista necesita tomarlo, no debería correr”, versa en el informe y recalca que es perjudicial, causa adicción y una sobredosis puede provocar la muerte.

“Un estudio de la Universidad de Colonia sobre sustancias prohibidas y multivitamínicos dice que la mayoría de atletas usa polifarmacia (muchos medicamentos) y con dosis muy altas, porque piensan que entre más consuman, se mejora el rendimiento, y lo que logran es ponerse en riesgo”, finalizó Moraga.