Mena consiguió la clasificación de último momento ante el castigo de varios atletas rusos, por dopaje

Por: Daniel Jiménez 4 agosto, 2016

La ciclista costarricense Milagro Mena tuvo un día agitado, pues este jueves recibió una llamada que le confirmaba un sueño: asistir a los Juegos Olímpicos.

Mena consiguió la clasificación de último momento ante el castigo de varios atletas rusos, por dopaje.

Sin mucho tiempo para celebrar la noticia, debió alistar maletas, la bicicleta y salir 'corriendo' hacia el aeropuerto Juan Santamaría para viajar a Río de Janeiro.

Cuando por fin tuvo un poco de calma, la pedalista atendió a los medios de comunicación y le fue imposible ocultar sus emociones.

Con lágrimas en los ojos, la joven contó que acababa de terminar de comer con su mamá cuando recibió la noticia.

"Fueron momentos de lágrimas, pero también de locura porque había que hacer todo lo que no estaba pensando", recordó.

Milagro Mena alistó lo más importante para los Juegos Olímpicos: su bicicleta. La tica viajó este jueves en la tarde hacia Brasil.
Milagro Mena alistó lo más importante para los Juegos Olímpicos: su bicicleta. La tica viajó este jueves en la tarde hacia Brasil.

"Esto representa un sueño cumplido, algo por lo que he luchado. Estas lágrimas significan agradecimiento a Dios porque me ha dado cosas que yo no sé pedir, siempre ha sido justo conmigo", comentó.

Mena aceptó que estaba enfocada en otras carreras y la posibilidad de estar en Río ya se había descartado.

Es por esto que la tica reconoció que no llegará al 100%, pero prometió dar "hasta la última gota de sudor".

"Mi orgullo no me permite ser mediocre, yo voy a dar todo lo que pueda y hasta donde mi alma dé".