A su 'caballito', que tenía un valor aproximado de 1,8 millones de colones, se le dio pérdida total y ahora debe comprar uno nuevo para competir

Por: Juan Diego Villarreal 20 mayo
La ciclista Mónica Montero lamentó que el marco de su bicicleta quedará inservible. Ahora debe comprar una nueva para volver a competir
La ciclista Mónica Montero lamentó que el marco de su bicicleta quedará inservible. Ahora debe comprar una nueva para volver a competir

Una de las tristezas más grandes para la ciclista Mónica Montero es observar cómo su bicicleta quedó totalmente inservible tras el accidente que sufrió en la Vuelta a Guanacaste, cuando quedó incrustada en un vehículo y quebró el parabrisas trasero con su cuerpo.

Su amiga inseparable, con la cual compitió en los Panamericanos de ciclismo de ruta, en México, fue la que llevó la peor parte, porque incluso se le dio pérdida total.

Montero, aunque quedó con moretones y puntadas en sus piernas, no sufrió ninguna lesión mayor y por eso dice agradecerle a Dios.

Ahora, con apoyo de su familia y algunos patrocinadores, tendrá que realizar una fuerte inversión económica, de al menos 1,2 millones de colones, para adquirir una nueva bici.

La intención de esta liberiana es a mediado plazo participar en la próxima Vuelta Femenina a Costa Rica, a finales de junio próximo, por lo que debe adquirir cuanto antes su nuevo "caballito" de carrera.

Mónica indicó que hay una marca con la cual hay muchas posibilidades y espera en los próximos días poder cerrar el trato y volver a rodar en los entrenamientos y más tarde en competencias oficiales, como acostumbraba.

"Mi bicicleta tenía un valor aproximado al 1,8 millones de colones. El marco quedó inservible, se fracturó y el material de carbono se le salió. Es curioso, porque los aros parecen estar bien. Yo pensé que el marco no iba a estar quebrado, creí que los aros iban a llevar la peor parte y es al contrario", aseguró Montero.

La joven ciclista contó que los mecánicos todavía deben revisarla, porque puede ser que uno de los aros esté partido y no sirva, así como las otras piezas más pequeñas. Igual el manillar y los frenos. Todo debe ser revisado minuciosamente.

"Sinceramente yo amaba mi bici y la sigo amando. Ojalá pudiera repararla y conservarla, pero creo que es imposible. Uno se encariña con las bicis, uno le entra en confianza y tal vez todo aquello que uno logró con la bici significa mucho y de allí el cariño", aseguró Montero.

Etiquetado como: