Es la primera tica que corre a este nivel y después de que no pudo terminar en Dwars Door Vlaanderen; Gent Wevelgem y Pajot Hills Classic, la nacional culminó esta prueba en el puesto 73, a 9:44 de la ganadora

Por: Fanny Tayver Marín 23 abril
Milagro Mena (izquierda) cada vez se siente más cómoda en el ciclismo europeo.
Milagro Mena (izquierda) cada vez se siente más cómoda en el ciclismo europeo.

Adaptarse al ciclismo profesional europeo no es algo que se logra de la noche a la mañana, pero la orotinense Milagro Mena comienza a ver resultados.

La tica del equipo Extralum Specialized que se encuentra a préstamo con la escuadra Sas Macogep tomó la partida este domingo en la primera edición para damas de la prestigiosa carrera belga Lieja Bastoña Lieja.

Fueron 135,5 kilómetros entre Bastoña y Ans, con un recorrido complicado y a un ritmo fuerte. Inclusive, los últimos 45 kilómetros fueron los mismos de la carrera de hombres, ganada por cuarta vez por el compañero de Andrey Amador, Alejandro Valverde (Movistar Team).

Mena es la primera tica que corre a este nivel y después de que no pudo terminar sus participaciones en Dwars Door Vlaanderen; Gent Wevelgem y Pajot Hills Classic, la nacional culminó la Lieja Bastoña Lieja en el puesto 73, dentro de un lote de 23 pedalistas que arribaron a 9:44 de la vencedora, la holandesa Anna Van der Breggen (Boels Dolmans Cycling Team), quien cronometró 3:42:17.

"Fue una carrera durísima, pero estoy contenta por haber podido terminar; ya me voy sintiendo mejor", expresó Mena.

Para esta competencia estaban inscritas 140 ciclistas, solo una no partió y 41 no pudieron cruzar la met final.

"Aquí el ritmo es muy alto, más cuando son carreras planas, pero la de este domingo es la más socada que me ha tocado".

Mena cumplirá 24 años el 30 de abril y ya no se siente extraña dentro de un pelotón tan grande, como cuando le tocó ir a la guerra en Brasil: volar con carácter de urgencia a Río de Janeiro, bajarse del avión y ser la primera tica en decir presente en la carrera de ruta de unos Juegos Olímpicos.

"Ya gracias a Dios logró mantenerme más con ellas cuando montan paso de 50 kilómetros por hora. Ahí vamos poco a poco, aunque falta mucho".

La tecnología y el apoyo de su familia hacen que su adaptación a Europa sea más sencilla, aunque admite que para una madre no es fácil alejarse de su hijo.

"Lo más difícil es que mi hijo pregunta que cuándo regreso. Cuento con la ayuda de mi madre que es incondicional y de mi pareja. Sin la ayuda de ellos esto no sería posible. Gracias a Dios la comunicación es más fácil y yo hablo con ellos todos los días".

Del 27 al 30 de abril, Mena estará en la prueba Gracia Orlová, un evento por etapas entre República Checa y Polonia.

Etiquetado como: