Ciclista británico afronta la segunda mitad del certamen con una renta interesante, suficiente para pensar que salvo accidente mayor está en buena disposición para suceder a su compatriota Bradley Wiggins.

 10 julio, 2013
Chris Froome gesticula durante la etapa de hoy miércoles en el Tour de Francia, una contrarreloj de 33 kilómetros.
Chris Froome gesticula durante la etapa de hoy miércoles en el Tour de Francia, una contrarreloj de 33 kilómetros.

Mont Saint-Michel, Francia

El británico Chris Froome dejó visto para sentencia el Tour de Francia, al dominar en la contrarreloj que acabó en el Mont Saint-Michel y en la que metió más de dos minutos a sus principales rivales, aunque la victoria de etapa fue para el alemán Tony Martin.

Alejandro Valverde, del equipo Movistar en el que también milita el costarricense Andrey Amador, logró mantener la segunda posición de la general, pese a ceder 7 segundos con el holandés Bauke Mollema, tercero; mientras, Alberto Contador se dejó algo más de dos minutos en los 33 kilómetros que unían Avranches con el Mont-Saint-Michel.

El madrileño, ganador del Tour en 2007 y 2009, es actualmente cuarto de la general, a 3 minutos y 54 segundos de Froome, que tiene una renta de 3:25 con Valverde y de 3:37 con Mollema.

El británico voló por las carreteras normandas que llevaban al segundo monumento más visitado de Francia, solo superado por la Torre Eiffel.

Marcó el mejor tiempo en todos los puntos intermedios y solo cedió la victoria de etapa en el último tramo, totalmente plano, en el que Martin demostró su superioridad en la disciplina, en la que es campeón del mundo.

Finalmente, Froome cedió 12 segundos con el germano del Omega, que logró la cuarta victoria para su país en el presente Tour.

Lo hizo con una media de 54,2 kilómetros por hora, muy cerca del récord absoluto de la disciplina en el Tour, marcado por el estadounidense Greg Lemond en 1989 de 54,5 kilómetros por hora y que le permitió ganar por 8 segundos la edición al francés Laurent Fignon.

Incluso sin la victoria de etapa de este miércoles, Froome dio un golpe casi definitivo al Tour.

El británico del Sky, que ya había demostrado en la primera etapa pirenaica ser el más fuerte con la carretera cuesta arriba cuando se impuso en Ax 3 Domaines, volvió a poner en su sitio a sus principales rivales, esta vez en la lucha contra el crono.

Y las diferencias fueron mayores que entonces, por lo que Froome afronta la segunda mitad del Tour con una renta interesante, suficiente para pensar que -salvo accidente mayor- está en buena disposición para suceder a su compatriota Bradley Wiggins en el palmarés de la prueba.

La crono no fue buena para Joaquim Purito Rodríguez y para el colombiano Nairo Quintana (del Movistar), que se dejaron más de 3 minutos con respecto a Froome en la meta.

Quintana está ahora a 5:18 en la general y el penalista del Katusha a 5:48.

El mejor español de la prueba fue Jonathan Castroviejo, el Movistar, que perdió 1:52 con respecto a Martin, lo que le situó en la décima posición.