José Francisco Chaves impuso su ritmo para dejarse la Clásica Sol y Arena

Por: Gabriel Vargas B. 24 marzo, 2013

Puntarenas Ni la tormenta de arena que provocó un helicóptero, ni lo difícil del terreno por la marea alta, ni los obstáculos de los aficionados en el camino.

Nada pudo detener al aguerrido corredor José Francisco Chaves del Dos Pinos - Copenae, quien con un crono de 33 minutos y 44 segundos ganó ayer la Clásica Sol y Arena en Puntarenas.

Fueron 10 kilometros de paso firme, siempre con su objetivo claro y administrando las dificultades que hay que sortear, cuando se disputa una competencia de ese calibre sobre el nivel del mar.

Camilo Céspedes, su escolta y quien finalizó segundo (34:05), le mantuvo el paso al ganador siempre que pudo, pero el ritmo demoledor de Chaves lo dejó sin ninguna posibilidad. El tercer lugar fue para Jonathan Varela (35:12).

Todos reclamaron la difícil salida de la carrera. Una especie de laguna y lo alto de la marea hicieron del terreno un lugar muy poco cómodo para los atletas.

De paso, la gran multitud de aficionados, que se mezclaban con los corredores, por un momento causaron el enojo de los participantes.

Pero más allá de eso, Chaves no aflojó, Céspedes tampoco y ambos brindaron un tramo lleno de expectativa hasta la meta.

Precisamente allí, en ese lugar tan deseado por los atletas, un helicóptero causó un pequeño torbellino con la arena y los toldos instalados en el punto de llegada.

Doblete. En la rama femenina la corredora Jenny Méndez ganó por segundo año consecutivo la carrera.

Méndez frenó el cronómetro en 40 minutos exactos, seguida por Johanna Brenes (41:13) y Kimberly Méndez (44:53).

“Esta edición de la carrera me costó un poco más, la salida estuvo bastante complicada, pero por dicha tomamos la punta y mantuvimos el ritmo”, contó la ganadora.