Ambos fondistas esperan lograr el crono, en los próximos tres meses, que les permita clasificarse a los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Por: Juan Diego Villarreal 28 diciembre, 2015
En el orden usual; Hiber Mora, Gustavo Mora, Gabriela Traña, César Lizano y Leonardo Chacón, esta mañana durante la presentación de la Carrera San Silvestre.
En el orden usual; Hiber Mora, Gustavo Mora, Gabriela Traña, César Lizano y Leonardo Chacón, esta mañana durante la presentación de la Carrera San Silvestre.

Los fondistas César Lizano y Gabriela Traña, quienes buscan la marca para los Juegos Olímpicos de Río 2016, tomarán la carrera de San Silvestre de 10 kilómetros, este jueves 31 de diciembre, a partir de las 7:30 a.m., como un test para las pruebas en las que aspiran a clasificarse a la justa olímpica.

Lizano tiene previsto intentar hacer la marca de 2 horas y 19 minutos (2:19) el próximo 17 de enero del 2016, en la maratón de Houston, Estados Unidos. Actualmente su mejor tiempo es de 2:21.

Mientras que Traña lo intentará en París, el próximo 3 de abril, donde debe cronometrar 2:45 para estar en Río. El mejor cronomentraje de la atleta alajuelense en la prueba de 42,195 metros es de 2:46.

César viene de realizar un campamento de seis semanas en las montañas de California, a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar y Gabriela arrancó la pretemporada con su entrenador, Juan Carlos Vega, en suelo nacional.

Lizano comentó que competir en la San Silvestre es una gran motivación, pues enfrentará a los mejores corredores del país como los hermanos Hiber y Gustavo Mora, además del triatleta Leonardo Chacón.

"La preparación en California ha sido muy buena y tengo excelentes sensaciones. Todo el trabajo de kilometraje, altura e intensidad fue con el objetivo de lograr la marca en Houston el 17 de enero. Acá venimos a correr con los mejores para medir nuestras condiciones", anunció Lizano.

"Los entrenamientos puedo decir que tuvieron la medida exacta para lo que buscamos. Estaré partiendo el 2 de enero para continuar mi preparación en California y dos días antes de la competencia me trasladaré a Houston para afrontar la prueba, mi último chance para estar en Río".

Por su parte, Traña señaló que estar en la San Silvestre siempre es diferente, pues es la carrera que cierra el año competitivo y pocas horas después se estará celebrando el Año Nuevo y con ello el inicio de una nueva temporada.

"Con mi entrenador ya pasamos la etapa de pretepomporada y en general vamos bien en el proceso para la maratón de París del 3 de abril, donde vamos a buscar la marca para la Olimpiada. El 2016 será un año emocionante y hay que trabajar duro para cumplir los objetivos planteados con el apoyo de nuestros patrocinadores", señaló Traña.

"La idea es disfrutar la San Silvestre y tomarlo como un test para París. En caso de que no podamos correr en Francia, por alguna situación extradeportiva que se diera en Europa, tenemos un plan B para competir en los Estados Unidos y continuar con el sueño olímpico".