Carlos Avedissián

Por: Juan José Herrera Ch. 24 octubre, 2014

¿Cómo se siente con esa clasificación histórica para el fútbol femenino de Costa Rica?

Agradecerle a Dios, siempre lo tengo en todo lo que hago y el tiempo de Él es diferente. Quizá lo tuvimos en los 90 minutos y no pudimos, tampoco en el tiempo extra, pero en los penales se dio. Entonces, cuando uno trabaja y pone las cosas en las manos de Él es esperar que responda. Sabíamos que el partido iba a ser difícil, pero controlamos bien la velocidad y los espacios, pero sobre todo hay que destacar que las opciones de gol las tuvimos nosotros, ellos por bola muerta nos logran anotar, pero el control del partido lo tuvo Costa Rica.

“Yo consideré que no íbamos a llegar a los penales porque tuvimos muchísimas opciones, lamentablemente fallamos en definición”.

Este año sin duda ha sido maravilloso para el fútbol costarricense. ¿Dónde enmarca este logro dentro de todo eso que ha sucedido?

Indudablemente ha sido un gran año. Nosotros ya habíamos dicho que nuestro país cree en la formación de jóvenes aunque es un país pequeño, por esta razón seguiremos formando y procesando esos jóvenes. El 2014 ha sido un año de muchas bendiciones, ahora volvemos a casa y salimos a México para los Juegos Centroamericanos y el Caribe, ese es otro reto.

¿Considera este inédito boleto a un Mundial Mayor para Costa Rica como el mayor logro en su carrera como entrenador?

Si hablamos de éxitos también clasificamos a la Sub-20 y se hicieron cosas muy importantes. Podemos decir que fue el mejor año, de muchas bendiciones. Metimos tres selecciones a un mundial en diferentes categorías, entonces yo creo que por ese lado sí, es el mejor año que he tenido. Podría decir que sí es un gran logro por todo el sacrificio que hubo detrás, las dificultades que todos tuvimos que superar para poder estar aquí y hacer esto.

ARCHIVO
ARCHIVO

¿Cómo vivió en lo personal esta tanda de penales?

Yo voy a ser muy honesto, cuando llegaron los penales ya era voluntad de Dios y yo puse todo en sus manos. Pero sí había una tranquilidad y una fe muy grandes porque las chiquillas nunca bajaron los brazos, ellas tenían mucha actitud por lograr lo que querían lograr, pero los penales a veces son injustos y llegar a una lotería de esas no es bonito. Sabíamos que Dinia tenía mucha capacidad y las demás chiquillas mucha frialdad, así que por qué no tener fe en Dios y en todas ellas.

¿Quedan fuerzas para esa final ante Estados Unidos?

Primero quiero celebrar hoy, me gustaría ahora hablar con mi familia pero estoy feliz, feliz porque para Costa Rica es importante y porque en lo personal amo demasiado a este país como para no disfrutarlo con ellos. Entonces que lo disfruten, es para ustedes.