Por: Johan Umaña V. 22 febrero, 2013

El alto costó que tendrá para los equipos pasarse del límite salarial a partir de la próxima temporada de la NBA, hizo que llegáramos al final del periodo de cambios con una atípica calma.

Ninguna estrella fue negociada ayer, al filo del cierre del mercado; siendo el cambio de JJ Redick del Magic a los Bukcs el más llamativo del día.

El motivo: a partir de la próxima campaña el impuesto de lujo deja de ser de un dólar por cada dólar excedido sobre el límite salaria. Será desde $1.50 hasta $4.25 por cada dólar excedido, dependiendo de cuanto dinero se haya pasado cada franquicia.

Así que hasta los más millonarios, léase Lakers y Knicks, se la piensan dos veces antes de ofrecer contratos multimillonarios.

La mayoría de los cambios fueron para reducir nóminas, mediante la adquisición de contratos próximos a expirar.

El ganador del cierre del mercado de cambios fueron los Lakers. Sostuvieron a Dwight Howard y tendrán calma, al menos por un tiempo, sin el drama de los continuos rumores de posibles nuevas casas para el centro.

El perdedor fue Josh Smith, quien no logró su deseo de salir de los Hawks.

Etiquetado como: