“A mí no se me pasa por la cabeza usar motores en las bicis”, afirmó el líder general del Giro

Por: Fanny Tayver Marín 28 mayo, 2015
Alberto Contador sale del bus del Tinkoff Saxo para tomar la partida en la etapa 18 del Giro y su mecánico Faustino ya le tiene lista la bicicleta.
Alberto Contador sale del bus del Tinkoff Saxo para tomar la partida en la etapa 18 del Giro y su mecánico Faustino ya le tiene lista la bicicleta.

Alberto Contador está acostumbrado a acudir todos los días al control antidopaje, tanto de orina, como de sangre.

Pero hoy había algo más, porque en la meta lo esperaba un inspector de la Unión Ciclista Internacional (UCI), para notificarle que tenía que llevar su bicicleta a un toldo, donde le efectuarían una serie de pruebas antidopaje.

Según informan los periódicos Marca, AS y el sitio Biciciclismo.com, el jurado técnico del Giro de Italia comunicó que esto era para determinar si la bicicleta de Contador tiene un motor, es decir, querían detectar si había dopaje mecánico.

El test no solo fue para la bicicleta de Contador; pues también recibieron la misma notificación Philippe Gilbert (BMC), Rinaldo Nocentini (AG2R La Mondiale), Ryder Hesjedal (Cannondale Garmin) y Kenny Elissonde (FDJ).

La agencia EFE informó que en una entrevista con el programa "El Partido de las 12", de la Cadena Cope, Alberto Contador dijo que la investigación ante el posible uso de motores en las bicicletas no es nuevo.

"En esto se han fijado desde 2011. A mí no se me pasa por la cabeza usar motores en las bicis y más en competiciones profesionales. No creo que nadie sea capaz de hacer algo parecido", afirmó Contador.

La polémica explotó en el Giro, en la víspera de las dos etapas decisivas, pero el español se toma las cosas con calma y desde hace mucho tiempo, a él ya nada lo sorprende.

Las bicicletas pasaron varias veces por el escáner, pero el motor que tanto se buscaba, no se encontró.