Por: Johan Umaña V. 4 enero, 2014

Vontaze Burfict, líder de tackles de la liga, es el alma de la defensa de los Bengals. | CREATIVE COMMONS
Vontaze Burfict, líder de tackles de la liga, es el alma de la defensa de los Bengals. | CREATIVE COMMONS

Hace 23 años que los Bengals no consiguen ganar un partido de postemporada. En ese lapso pasaron 15 temporadas perdedoras, se mudaron dos veces y lo único que no ha cambiado es la incapacidad de Cincinnati para desarrollar un proyecto estable y ganador.

El rendimiento de 11 triunfos de esta campaña iguala con la del 2005 como el mejor récord de la franquicia en el último cuarto de siglo. Parece una organización que se ha acostumbrado a perder; pero ahora tiene mucho a favor para cambiar su rumbo.

Tienen una defensa equilibrada que detiene tanto el juego aéreo como el terrestre (es quinta en ambos apartados).

También a un Andy Dalton quien, sin ser uno de los mariscales de élite de la liga, alimenta a una alineación de grandes talentos entre los receptores.

Además, Cincinnati enfrentará a un rival accesible. Los Chargers hicieron de todo para quedar fuera y solo fueron salvados por un fallido gol de campo de los Jefes, que debió ser repetido en el tiempo extra del último juego.

El partido que selló la clasificación de San Diego a la gran fiesta fue una catástrofe, si se toma en cuenta que permitieron 332 yardas a los reservistas de Kansas City. Se usó información de AP