Las mujeres se tuvieron que conformar con el bronce, mientras los varones ni siquiera llegaron a las semifinales

Por: Juan Diego Villarreal 7 diciembre


El baloncesto femenino se despidió este jueves de los Juegos Centroamericanos de Managua 2017, con una medalla de bronce, tras vencer e Nicaragua por 57- 45 y y pudo revalidar el cetro que ganó en las justas de San José 2013.

La entrenadora Glenda Pearson gira instrucciones a sus jugadoras, durante el partido en el cual vencieron a Nicaragua por la medalla de bronce en las justas de Managua 2017. Foto Comité Olímpico.
La entrenadora Glenda Pearson gira instrucciones a sus jugadoras, durante el partido en el cual vencieron a Nicaragua por la medalla de bronce en las justas de Managua 2017. Foto Comité Olímpico.

Dicho compromiso se atrasó unos 20 minutos porque las nicaragüenses se presentaron con uniforme blanco al igual que las ticas, pero como las nacionales fungían como casa las pinoleras tuvieron que correr para buscar su uniforme azul y disputar el compromiso.

Al llegar al descanso tras el segundo cuarto, la Tricolor tenía una ventaja de 27-18, la cual logró aumentar hasta finalmente quedarse con el tercer puesto.

“Trabajamos muy duro un año completo, veníamos por el oro, esa era la mentalidad, pero las cosas no se dieron como queríamos, fuimos el mejor equipo defensivo, fuimos el que menos puntos en contra recibió, pero tuvimos problemas en la ofensiva y nos llevamos a casa un bronce y ahora solo nols queda seguir trabajando para mejorar”, indicó la capitana Natalia Gálvez.

Por su parte, la jugadora Mónica Malavassi comentó “No terminamos con la medalla que queríamos. Creo que en el primer partido lo jugamos bien, pero en los siguientes nos trabamos mucho, no hicimos el juego que cada uno tiene estabamos pensándolo demasiado y ante Honduras tuvimos muchos fallos en la ofensiva que dieron al traste con la ilusión de ganar el oro”,

Mientras, tanto en el bando masculino, que fue eliminado por sendas derrotas ante Belice y Panamá, quedó fuera de la pelea por las preseas, algo que disgustó el coordinador de Selecciones de la Federación Costarricense de Baloncesto, Jorge Argüello.

“No se cumplieron las expectactivas, porque queríamos meternos en las semifinales y ganar la mejor medalla que pudiéramos. Desgraciadamente creo que cometimos errores en el juego ante Belice, un equipo al que se le pudo haber ganado. Hubo jugadores que en ese juego no dieron la talla, tuvieron una mala noche y realmente no se logró el objetivo”, manifestó Argüello.

El dirigente de la Federación lamentó que jóvenes como Deon Lynch y Milton Jiménez no pudieran viajar a Managua a los juegos al no contar con los permisos de sus profesores en la universidad , así como la lesión de Rohel Wilson en su mano derecha que fue una baja importante para el equipo que buscaba darle más oportunidad a los jóvenes.