Edgardo Picado obtuvo la presea con el brazo izquierdo, pero este martes competirá en el reto de diestros: su gran especialidad

Por: Fanny Tayver Marín 23 noviembre, 2015
Edgardo Picado exhibió la bandera de Costa Rica en la premiación del Mundial de Pulsos.
Edgardo Picado exhibió la bandera de Costa Rica en la premiación del Mundial de Pulsos.

El atleta paralímpico Edgardo Picado tiene la ilusión de ser el mejor del planeta y ya dio un paso en firme para buscar este martes el título en el Mundial de Pulsos que se efectúa en Polonia.

Picado compitió este lunes en la categoría senior 90 kilogramos con brazo izquierdo y se apoderó de la medalla de bronce.

Sin embargo, su especialidad es con el brazo derecho y su gran anhelo es ser campeón mundial.

Este exponente, de 35 años, es vecino de San Sebastián y con la misma fortaleza que muestra al encarar un pulso en plena competencia, también le hizo frente a la gran prueba que le planteó la vida hace 14 años, cuando sufrió un accidente.

"Soy un atleta con discapacidad. En el año 2001 estaba trabajando como oficial de tránsito y me atropelló un conductor en aparente estado de ebriedad, porque no se pudo comprobar", relató Picado a La Nación desde Polonia.

Durante dos años y algunos meses, él ingresó al quirófano en múltiples ocasiones y cada una de esas operaciones tenía su razón de ser.

"Me hicieron injertos de hueso y piel y pudieron salvarme la pierna izquierda. Desde entonces entreno mucho, al punto de que la gente no nota mi discapacidad. Quedé con 33% de discapacidad, una hernia y un acortamiento de cuatro centímetros en mi pierna", comentó.

Picado confiesa que siempre ha sido un amante de los deportes individuales.

"Desde los 15 años, mi profesor me inició tanto en los pulsos como en las artes marciales; de ahí que también soy profesor de artes marciales del sistema Kodenkan, eso sí, con mis capacidades".

En 2014, él se estrenó en el Mundial de Pulsos y en esa cita lituana obtuvo un segundo lugar con el brazo derecho.

Desde ese día prometió entrenarse más, porque sabe que perfectamente puede ganar y eso es lo que buscará este martes.

"El Comité Paralímpico Integral me dio el tiquete para poder asistir y lo que es la estadía y la alimentación son rubros que cubrí con el aporte de la empresa privada y ahorro personal".

Además de ser atleta, Picado se graduó como abogado, pero no ejerce su carrera de derecho.

"Trabajo para el Registro de la Propiedad, en el departamento de Placas. No practico la profesión por la disponibilidad al Estado. Llevo mucho preparándome y este tercer lugar es un gran logro. Mi familia y mis compañeros del Registro me han apoyado muchísimo", aseveró.

Picado explicó que será hasta este martes cuando sepa quiénes serán sus rivales.

"Espero que sean los mismos, aunque no siempre los atletas compiten con ambos brazos, existen más diestros", destacó este tico que es todo un ejemplo de lucha y de vida.