El ciclista costarricense afirma que su actuación en las primeras dos semanas de la ronda italiana le sirve para recuperar la confianza y buscar cosas importantes

Por: Fanny Tayver Marín 24 mayo, 2015

Después de defender con uñas y dientes su tercer lugar en la clasificación general del Giro de Italia, el ciclista costarricense Andrey Amador (Movistar Team) está muy contento con lo que fue su respuesta de este domingo en la alta montaña.

El tico terminó la etapa 15 de la 'Corsa Rosa' en el sexto lugar, a 42 segundos de Mikel Landa (Astana), quien se dejó la victoria del día, en una fracción de 165 kilómetros entre Marostica y Madonna di Campiglio, con tres puertos de montaña, uno de segunda y dos de tercera categoría.

Mientras que en la transmisión de Eurosport lo calificaron como la sensación del Giro, en la agencia EFE afirman que el guerrero tico es la revelación de esta carrera.

"La verdad estoy muy contento, siempre creía que me había quedado estancado, o que mentalmente no sé qué me había pasado, pero dentro de mí siempre me he dicho que tengo más para dar y aquí está", manifestó Andrey Amador a La Nación.

El tico disfruta su momento, nunca se había visto en la situación en la que se encuentra, metido en la zona de podio de una Vuelta Grande y eso provoca que se sienta un ciclista renovado, con nuevos bríos.

Andrey Amador tras cruzar la meta en Madonna di Campiglio.
Andrey Amador tras cruzar la meta en Madonna di Campiglio.

"Aquí vamos, la verdad ha sido un día realmente duro, hemos ido todo el día rápido. Además de las subidas, que han sido muy largas, así que estoy contento, librando el día de hoy", aseguró el corredor nacional.

En los últimos kilómetros estaba lo más fuerte del día y Amador optó por seguir con la estrategia exitosa que lo tiene en donde está; de modo que cuando el Astana atacó con Mikel Landa, beneficiando a Alberto Contador (Tinkoff Saxo) y generándole sufrimiento a Fabio Aru, el tico siguió a su ritmo.

"Al final yo me conozco y sé que no puedo ir a cambios de ritmo porque sería mi soga al cuello, entonces regulo e intento ir al mismo ritmo", relató Andrey Amador.

Después de dos semanas de carrera, el tico acusa el desgaste normal de uno de los Giros más difíciles de los últimos años debido a la exigencia.

"La verdad me siento muy bien, pero claro que cansado, ha sido una etapa difícil realmente... Y no solo la etapa, la verdad que las dos semanas ya".

Mañana es día de descanso y eso lo alegra, porque recuperará fuerzas, aunque de momento, prefiere no pensar mucho en lo que será la tercera y última semana de competencia, en un Giro que terminará el 31 de mayo.

"Voy día a día y ahora lo que pienso es que mañana descanso", finalizó Andrey Amador.

— Andrey Amador (@Andrey_Amador) Mayo 24, 2015