Por segundo año consecutivo se cayó en la Clásica E3 Harelbeke

 28 marzo, 2015

Los adoquines de la Clásica E3 Harelbeke, que se realiza en Bélgica, se volvieron un tormento para el pedalista costarricense Andrey Amador.

Por segundo año consecutivo, el nacional se cayó en la competencia de 212 kilómetros y en esta ocasión tuvo que retirarse tras sus golpes en la rodilla y el codo derechos.

Amador y su compañero Imanol Erviti, del Movistar Team, se fueron al piso justamente al paso por el adoquín de Haaghoek junto a un grupo de ciclistas, entre los que destaca el suizo Fabián Espartacus Cancellara, quien debido al golpe se fracturó dos vértebras.

En el 2014, Andrey también se vio envuelto en una caída cuando faltaban 45 kilómetros para el final, junto a Alejandro Valverde y Fran Ventoso.

En aquella ocasión solo tuvo un raspón en la cadera y pudo finalizar la carrera en el puesto 42 a 3:14 del vencedor, el eslovaco Peter Sagan. Un año antes (2013) se ubicó en el casilla 34 a 2:15 del triunfador Cancellara, tras una brillante actuación.

La página web del conjunto telefónico informó de que “mientras Erviti resolvía su chequeo con algunos puntos de sutura y un tobillo hinchado, Amador se llevó la peor parte, con golpes en el codo, la cadera y un dedo, además de numerosos raspones.

“Las molestias harán que el tico, que lucía un aparatoso vendaje en su brazo derecho tras las exploraciones, sea duda para la prueba Gante-Wevelgem que se corre mañana.

El costarricense Andrey Amador (91) quedó inmóvil en el suelo tras la fuerte caída sufrida ayer en la clásica belga. A su lado otro de los ciclistas involucrados en el incidente. | BICICICLISMO.COM
El costarricense Andrey Amador (91) quedó inmóvil en el suelo tras la fuerte caída sufrida ayer en la clásica belga. A su lado otro de los ciclistas involucrados en el incidente. | BICICICLISMO.COM

Sin cirugía. Rodolfo Amador, padre de Andrey, comentó que su hijo estaba bastante bien y “no hubo daños mayores”, pero es difícil que corra este domingo.

Él (Andrey) habló con nosotros y nos dijo que estaba bien, que le suturaron la rodilla derecha y tuvo un corte en el codo derecho”, dijo don Rodolfo.

“Tenía una piedrita incrustada en el codo e incluso me dijo que en un principio pensaron en hacerle una cirugía para sacarla, pero al final en el hospital donde estaba en Bélgica se la lograron extraer y no fue necesario”.

Rodolfo Amador añadió que el menor de sus hijos ha madurado mucho y sabe que estas cosas pasan en el ciclismo, por lo que está bastante tranquilo pese al incidente en la competencia.

“Andrey volvió a Barcelona, donde le harán otras placas para descartar otras lesiones, esperamos que todo salga bien”.

Por su parte, el pedalista nacional escribió en su cuenta en Facebook: “Estamos bien y gracias a todos por el apoyo. Ahora a recuperarme en casa. Y seguir adelante para lo próximo”.

En la mira de Andrey está recuperarse, pues su próximo objetivo es llegar bien al Tour de Flandes, el cual está pactado para el próximo 5 de abril.