El pedalista disfrutó del cariño del pueblo costarricense y comprendió que en territorio nacional, no hay quien dude que él es todo un campeón

Por: Fanny Tayver Marín 12 junio, 2015

Una multitud de costarricenses acudió al recibimiento de Andrey Amador y los ticos le hicieron ver que ya subió al podio más importante de todos, porque un país entero le aplaude de pie su esfuerzo y su valentía cada vez que compite.

Amador, quien finalizó hace doce días el Giro de Italia en el cuarto lugar de la clasificación general aseguró que jamás pensó que a la cita acudieran tantas personas.

De hecho, antes de iniciar su viaje de Barcelona a Costa Rica, entre risas expresó a La Nación: "La verdad no sé si irá alguien, ojalá que sí".

Y así a como él puso a vibrar a un país entero durante la Corsa Rosa que se llevó a cabo del 9 al 31 de mayo, quien definitivamente hoy se emocionó fue Andrey Amador.

El tico salió del aeropuerto Juan Santamaría y ahí fue ovacionado por cerca de 50 ciclistas, quienes no se cansaban de gritar con orgullo y júbilo: "Ahí, ahí, ahí está el campeón...".

Andrey Amador tuvo una verdadera fiesta gracias al cariño del pueblo costarricense.
Andrey Amador tuvo una verdadera fiesta gracias al cariño del pueblo costarricense.

Al llegar a La Sabana, el rostro de Amador delataba su emoción. Era una multitud de aficionados que se subieron a la bicicleta para que él tuviera un ingreso triunfal a San José, como el mejor ciclista en la historia de Costa Rica y Centroamérica.

El desfile fue emotivo y entusiasta, con la presencia de aficionados al ciclismo de todas las edades.

Al llegar a la Plaza de la Cultura, el capo de los pedales ticos descansó un poco en el Hotel Costa Rica, ofreció una extensa rueda de prensa en la Cafetería del Teatro Nacional, donde afirmó, entre otras cosas, que le encantaría continuar ligado a Movistar Team, porque es el equipo que tiene en su corazón y además, expresó que ahora está convencido de que siempre puede dar más.

"Espero que próximamente podamos estar reunidos de nuevo y no celebrando un cuarto lugar, sino algo mucho mejor", mencionó Andrey Amador.

Después de casi quince minutos de comparecer ante la prensa, Andrey Amador se dirigió a la tarima principal para saludar a una cantidad inumerable de aficionados que lo esperaban con muchas ansias.

Andrey compartió con su gente, con esos aficionados que se despertaban a las 2, 3 o 4 de la madrugada todos los días para seguir su paso a paso en el Giro en tiempo real y una vez más, Amador fue ovacionado.

La Municipalidad de San José y Movistar Costa Rica le entregaron una placa por su proeza y hubo un detalle que dejó a Andrey con la boca abierta.

El tico soñaba con subir al podio en el Giro. Esta vez no lo hizo en Italia, pero sí lo logró en Costa Rica: le entregaron un arreglo floral, dos modelos lo acompañaron al frente y cada una le dio un beso en la mejilla para la foto de rigor como dicta el protocolo. Y le dieron una botella de champán para que se deleitara bañando a sus seguidores.

— Fanny Tayver Marín (@FannyT_LN) junio 13, 2015

A toda voz, Costa Rica dijo: "#GraciasAndrey", mientras que el pedalista respondió con la promesa de que seguirá mejorando y tratando de darle alegrías "a un país pequeño, pero de corazón enorme".

Por eso, Andrey no viene de vacaciones a Costa Rica. Esta misma noche dormirá en el Hotel Grandpas, en Cartago, iniciando de una vez su concentración de altura para lo que viene.

Aunque su calendario aún no está definido al 100%, Amador cree que no irá al Tour de Francia con Nairo Quintana, pero como siempre suele pasar, nada está definido hasta que inicie la carrera.

El tico quiere correr alguna prueba por etapas en agosto, como la Vuelta a Polonia, donde "creo que puedo hacerlo muy bien y también me encantaría ir a la Vuelta a España. Luego el Mundial y Lombardía", aseguró. Y como es típico en él, todo se lo toma con humor, porque entre risas añadió: "Primero hay que ver si me llevan".