El tico dice que tiene un sinsabor porque lo intentó, estuvo muy cerca y lo que le duele es que "no se pudo".

Por: Fanny Tayver Marín 27 septiembre, 2015
Andrey Amador durante los 259,2 kilómetros del Mundial de Richmond.
Andrey Amador durante los 259,2 kilómetros del Mundial de Richmond.

Que Costa Rica vibrara con la actuación de una representación costarricense en un Mundial de ciclismo era algo inimaginable en años pasados.

Pero este 27 de setiembre en Richmond, existían altas expectativas con lo que podrían hacer Andrey Amador y los hermanos Juan Carlos y César Rojas en esa prueba de 259,2 kilómetros.

"Lo intenté al final, a falta de dos vueltas quería meterme en el corte bueno para ver si había alguna posibilidad, porque yo sabía que al sprint era más complicado, pero no se pudo y bueno, ni modo", manifestó Andrey Amador a La Nación.

Desde que faltaban 30 kilómetros para la meta Andrey Amador se mostraba bien colocado en el grupo principal.

Y unos cinco kilómetros más adelante se formó el corte que buscaba el tico. Ahí estaban presentes el español Dani Moreno, el británico Ian Stannard, el neerlandés Bauke Mollema, el polaco Michal Kwiatkowski, el belga Tom Boonen, el italiano Elia Viviani y el costarricense Andrey Amador.

Ellos sacaron unos 32 segundos de ventaja sobre un pelotón reducido que no les dio ninguna libertad.

Amador y los otros fugados necesitaban sacar por lo menos un minuto de ventaja para intentar que esa escapada llegara a la meta.

Al final, el eslovaco Peter Sagan se proclamó campeón del mundo con un tiempo de 6:14:37 y Andrey Amador finalizó en el puesto 25, a 3 segundos, convirtiéndose en el mejor de los dieciocho latinoamericanos que estuvieron presentes en ese pelotón que en un principio estuvo conformado por 192 corredores.

"El Mundial es el tipo de circuitos selectivos, de mucha distancia, resistencia y al final siempre se hace eso, una escapada a falta de dos vueltas y que era de gente importante y por eso fue que intenté estar ahí, no se sabe, puede ser que llegue, o que llegue otro grupo más selecto también", dijo Andrey Amador en el sitio especializado crciclismo.com.

Mientras que los ticos inundan las redes sociales con elogios para el hombre que este año finalizó en el cuarto lugar de la clasificación general del Giro de Italia y que hace una semana se colgó la medalla de bronce en el Mundial de contrarreloj por equipos, él no está satisfecho, porque quería más.

"Me sentía bien y al final intenté eso, estar en esos cortes del final, no pudo ser y tampoco pude conseguir ningún resultado, pero me quedo con eso, de que pude sentirme bien y estar en el grupo de los principales", añadió Amador.

Sin embargo, asegura que este su mejor Mundial.

"Antes siempre me castigaban mucho las distancias y no sé, en las carreras de un día no me llegaba a adaptar bien", apuntó, ratificando lo que él mismo decía desde inicios de temporada, cuando aseguraba que quería hacer las clásicas muy bien y sin duda, este Mundial fue al mejor estilo de una clásica.

— José Been (@TourDeJose) septiembre 27, 2015