Noruego de Katusha se adjudicó la fracción tres días después de ganar su primera

 21 julio, 2014

Nimas, Francia. AFP. El noruego Alexander Kristoff (Katusha) ganó ayer el sprint en la décimoquinta etapa del Tour de Francia, que terminó en la localidad de Nimes.

En dicha fracción el italiano Vincenzo Nibali (Astana) conservó sin problemas su ventaja como líder de la general, en la víspera de la última jornada de descanso.

Kristoff consiguió así su segunda victoria de etapa, tres días después de haber ganado en la meta de Saint-Etienne. El noruego se impuso en un final muy emocionante, donde el pelotón terminó con escapada en los últimos 50 metros.

El neozelandés Jack Bauer y el campeón suizo Martin Elmiger fueron alcanzados después de haber estado 220 kilómetros en cabeza. En el grupo, el líder Nibali cruzó la meta con el mismo tiempo que los otros candidatos al podio.

En el embalaje final, Kristoff se impuso claramente al australiano Heinrich Haussler y al eslovaco Peter Sagan, el líder de la clasificación por puntos, que por novena vez en este Tour terminó entre los cinco primeros, pero que volvió a fracasar en su intento de ganar etapa.

Kristoff está viviendo una temporada de 2014 inolvidable, ya que a sus dos etapas en este tour hay que sumar su éxito en la prestigiosa Milán San Remo de marzo anterior.

La jornada, con 222 kilómetros por delante, se presentaba con sensación de peligro para los equipos de los candidatos al podio.

En ella el pelotón abandonaba los Alpes, luego de dos días con finales en alto, pero tenía que enfrentarse al peligro del fuerte viento que sopló en toda la región.

Mas, también hubo lluvia, que se invitó a la fiesta del ciclismo camino de Nimes, en forma de tormenta que humedeció la ruta antes del paso de los corredores.

Elmiger y Bauer, que se destacaron desde el principio, perdieron la mayor parte de su ventaja cuando el pelotón aceleró a falta de 60 kilómetros para el final, impulsado por los equipos AG2R La Mondiale, de Romain Bardet y Jean-Christophe Peraud y sobre todo el BMC de Tejay Van Garderen.

Vestido de amarillo, sinónimo de liderazgo en la ronda gala, Vincenzo Nibali asciende durante la etapa que inició en Tallard y acabó en Nimes. | AP
Vestido de amarillo, sinónimo de liderazgo en la ronda gala, Vincenzo Nibali asciende durante la etapa que inició en Tallard y acabó en Nimes. | AP

Por tercera vez, desde el principio de este Tour, Elmiger estaba presente en una gran escapada, pero no pudo terminar con éxito. Bauer, por su parte, fracaso en el intento de ser el primer neozelandés en ganar una etapa de la ronda.

Llegaron al último kilómetro con 13 segundos de ventaja. El suizo inició su sprint desde lejos, a 400 metros para el final, antes de que Bauer quedara por delante.

Pero el neozelandés no pudo ganar y el pelotón terminó con su sueño; Bauer terminó décimo, sin poder evitar las lágrimas.

Etiquetado como: