UCI le impuso multa de ¢1,4 millones que debe pagar en un plazo menor a 30 días

Por: Fanny Tayver Marín 13 marzo, 2015
Toby siempre festeja con Adriana Rojas cada vez que ella gana una carrera local. | CORTESÍA WWW.BICIAVENTURACR.COM
Toby siempre festeja con Adriana Rojas cada vez que ella gana una carrera local. | CORTESÍA WWW.BICIAVENTURACR.COM

Adriana Rojas solo quería salvarle la vida a Toby, un perro que ha sido su compañero inseparable durante seis años, y por eso es que la Unión Ciclista Internacional (UCI) concluyó que la tica nunca tuvo la intención de hacer trampa en la bicicleta.

El organismo le permite competir y solo le impuso una multa de 2.500 francos suizos (¢1,4 millones), que debe pagar en un plazo de 30 días hábiles.

Veintidós días antes de que ella viajara a Guatemala para correr la Copa Maya, en octubre del año pasado, Toby se fracturó el tendón de una pata.

“Tuvimos que operarlo lo más rápido posible, es mi perro, tuve que curarlo. En ese momento el doctor le había mandado todos los medicamentos, le recetó el neobol y yo se lo apliqué a él.

”Yo tuve que curarlo durante 15 días y ahí fue donde me contagié, podemos decirlo así, me contagié del neobol y por eso me salió clostebol (ingrediente del neobol)”, explicó Adriana Rojas.

La brumosa dijo que ella sabía que como atleta no podía usar neobol, pero ignoraba que al aplicarle el aerosol a su mascota se vería inmiscuida en un lío.

“Me fui a Guatemala y en el control me salió el analítico adverso, que no es positivo, sino es un proceso analítico que me hacía la UCI en ese momento y corrí muchísimo para presentar las pruebas con la declaración jurada del veterinario”, relató.

Al recibir la notificación, Rojas se asombró, “pero sabía que iba a demostrar mi inocencia. Los atletas desconocemos mucho la forma en la que podemos caer inocentemente”.

Adriana Rojas afirma que esta situación la hizo valorar más a quienes están a su alrededor.

“Hasta a Toby, porque lo quiero más que nunca. Vi quién me apoya y quién no. Esto me enseñó a ser más fuerte y quiero seguir representando a mi país, aunque el director técnico de la Selección no quería contar conmigo para el proceso olímpico, siempre tuve el respaldo de la Federación y del Comité Olímpico para seguir”.

Ahora, ella necesita recaudar el dinero para pagar la multa.

Al revisar las pruebas, la UCI me absuelve y me deja libre, me sanciona con los puntos de la Copa Maya por yo no saber que ni siquiera le podía poner el medicamento al perro, y por reglamento tengo que pagar 2.500 francos suizos por el proceso que han hecho de análisis y papeleo y no tengo el dinero; tengo que conseguirlo para cancelarlo en 30 días hábiles”, concluyó la ciclista.

Etiquetado como: