El costarricense se ubicó en el cuarto lugar de la categoría de cuadraciclos 4x4 en el Merzouga Rally en Marruecos, África

Por: Juan Diego Villarreal 15 mayo
El piloto Christian Massey tuvo que lidiar con dunas de arena durante su participación en el Merzouga Rally en Marruecos, África.
El piloto Christian Massey tuvo que lidiar con dunas de arena durante su participación en el Merzouga Rally en Marruecos, África.

La sombra que apareció a sus espaldas en medio del desierto desconcertó al piloto costarricense Christian Massey, quien volteó a ver y observó una tormenta de arena que se acercaba velozmente.

Massey, quien lideraba la cuarta etapa del Merzouga Rally en Marruecos, África, en la categoría de cuadraciclos 4x4, reaccionó y buscó refugio en forma instintiva, para protegerse de la arena así como a su cuadra. En medio de las dunas apareció a la vista un refugio en el que pudo resguardarse junto con su vehículo.

Una vez que bajó la tormenta, el costarricense continuó orientándose con los instrumentos que le permitió la organización de la competencia, para finalmente completar la navegación y ganar la cuarta largada de la competencia en medio de una experiencia que jamás olvidará.

Massey finalmente terminó en el cuarto puesto del rali marroquí de 1.200 kilómetros y seis jornadas, y dio un paso importante en su deseo de tomar la partida en el Rally Dakar 2018.

"Sinceramente, la tormenta de arena me tomó por sorpresa. Al frente todo se observaba despejado. Yo estaba estudiando la navegación cuando sentí una sombra gigantesca detrás mío. Fue impresionante, nunca había vivido una experiencia así. Busqué el refugio porque no quería quedarme a la intemperie", recordó Massey, quien compitió con el equipo argentino Mazzuco Can Am Team.

Christian Massey contó que debido a la tormenta de arena tuvo que buscar refugio para no verse perjudicado tanto él como su cuadraciclo.
Christian Massey contó que debido a la tormenta de arena tuvo que buscar refugio para no verse perjudicado tanto él como su cuadraciclo.

El piloto nacional contó que durante la competencia también tuvo que lidiar con dunas de hasta 300 metros de altura y otro tipo de terrenos áridos a lo largo de los seis días de competencia, con jornadas de más de 200 kilómetros y etapas de maratón en las que se tuvo que dormir en el desierto, en campamentos en los que revisó su vehículo sin asistencia de mecánicos.

"En términos generales, competir en el Sahara fue una experiencia espectacular con una gran exigencia física, de manejo, de navegación u orientación. Todos los días debíamos adaptarnos al terreno y a la temperatura, que rondó siempre los 40 grados centígrados", indicó Massey.

El conductor costarricense agregó que además del primer lugar que ganó en la cuarta etapa, fue tercero en la sexta y ocupó el puesto cuatro en la clasificación general del evento, por lo que se siente satisfecho con su labor, a pesar de enfrentar condiciones adversas desde el primer día.

"Las dunas de arena fueron el principal obstáculo, pero también lidiamos con otros terrenos extremos. Fue una gran experiencia, nos ayudó a conocer nuestro potencial y que debemos mejorar para futuras competencias de este tipo", puntualizó Massey.

Su triunfo de etapa y el cuarto puesto en la general en Marruecos también alimentan sus posibilidades de participar en el Rally Dakar en la edición del 2018, objetivo que no pudo cumplir este año, al no ser seleccionado por la organización.

"Mi participación en la categoría de cuadraciclos 4x4 estuvo muy bien con la victoria parcial y además siento que tuve un buen sentido de orientación durante la competencia. Ma parece que vamos por buen camino para nuestro objetivo de ser tomados en cuenta para el Dakar 2018 y el buen desempeño nos abre las puertas para cumplir nuestras metas", finalizó Massey.