20 abril, 2015

Manama. AFP. El británico Lewis Hamilton, del equipo Mercedes, se impuso con autoridad ayer en el Gran Premio de Baréin de Fórmula Uno, con un ritmo infernal, aventajando en tres segundos al corredor finlandés Kimi Raikkonen, de Ferrari.

El podio lo completó el otro piloto de Mercedes, el alemán Nico Rosberg, que se quedó sin frenos al cierre, en el momento en el que más rápido era Raikkonen, gracias a una estrategia diferente en el cambio de llantas.

Arrancando desde la pole y autor de una gran salida, el doble campeón mundial de nuevo tuvo una tranquila carrera en solitario, como en el GP de China.

El británico de Mercedes, Lewis Hamilton, resiste los embates del finlandés Kimi Raikkonen, de Ferrari, quien lo presionó bastante. | EFE
El británico de Mercedes, Lewis Hamilton, resiste los embates del finlandés Kimi Raikkonen, de Ferrari, quien lo presionó bastante. | EFE

El héroe del día fue Raikkonen, quien partió con una estrategia diferente que se acabó desvelando como la adecuada.

Es su primer podio con Lotus desde Corea, a finales de 2013, y su primer subida al cajón con Ferrari desde Monza, en 2009, dos años después de conseguir el título del 2007 con los italianos.

El otro piloto de la Scuderia , el alemán Sebastian Vettel, partió en primera línea al lado de Hamilton, mas fue menos rápido de lo previsto y tuvo dos salidas de pista que le costaron caro, sobre todo la segunda, que le obligó a cambiar el frente de su monoplaza.

Hamilton, que no había ganado nunca en Baréin, ya lo ha conseguido, y gracias a su triunfo 36, junto a los resultados favorables de los rivales, se escapa en la cabeza de la clasificación del mundial, con 93 puntos, seguido de Rosberg, 66, Vettel, 62, y Raikkonen, que ahora suma 42.

Por el lado de los constructores, Mercedes recupera la sonrisa al sumar 159 unidades, mientras que Ferrari llegó a 102.