Joan Barreda cedió el primer lugar tras perder una hora por problemas mecánicos

 13 enero, 2015

Iquique, Chile AFP El chileno Pablo Quintanilla (KTM) se impuso ayer en la octava etapa del Rally Dakar 2015 en motos -entre Uyuni (Bolivia) e Iquique (Chile)-, en una jornada en la que el español Marc Coma se convirtió en nuevo líder y su compatriota Joan Barreda (Honda), quien lideraba la carrera, dijo virtualmente adiós al centro.

Quintanilla sumó su primera victoria en el Dakar y finalizó el día con un tiempo de 2:56:19, a 11 segundos en la tabla general del español Juan Pedrero García (Yamaha) y a 12 del eslovaco Stefan Svitko.

Por su parte, Coma (KTM), ganador de la edición de 2014 y que arrancó segundo esta etapa de 784 km (416 cronometrados), es el nuevo líder de la general tras finalizar noveno, a 7:37 del chileno, y va directo hacia el 14º título consecutivo para la marca de motocicletas KTM.

“Hoy (ayer) la verdad es que hemos estado un poco al límite de todo. Llovía mucho en el salar, había muy poca visibilidad, con un metro de agua... Es la selección normal, porque todos los días pasan cosas y tenemos que evitar los problemas”, dijo Coma.

Barreda cedió el liderazgo de la competencia en los primeros 135 km, en línea recta, al perder más de una hora y media por problemas mecánicos, despidiéndose así de la posibilidad de subir a lo más alto del podio el 17 de enero en Buenos Aires.

El domingo la mala suerte había acompañado a Barreda, quien a raíz de una caída perdió más de cinco minutos y le abrió las puertas a su coterráneo.

Los pilotos de motocicletas tuvieron que lidiar ayer con las malas condiciones climáticas en el trayecto entre entre Uyuni en Bolivia e Iquique en Chile. | EFE
Los pilotos de motocicletas tuvieron que lidiar ayer con las malas condiciones climáticas en el trayecto entre entre Uyuni en Bolivia e Iquique en Chile. | EFE

Las exigentes dunas del terreno, unidas a la lluvia, el frío y el viento, también se cobraron la participación de otros ilustres como el español Jordi Viladoms (KTM), Michael Metge (Yamaha), Alessandro Botturi (Speedbrain) y Daniel Gouet (Honda).

“No podíamos imaginarnos peores condiciones, con la lluvia sobre el salar, apenas teníamos 100 m de visibilidad, corriendo a 160 km/h. Todo el mundo hubiera preferido no tomar la salida pero no tuvimos elección”, criticó el francés Alain Duclos (Sherco).

Mientras tanto, los autos vivieron ayer su primera y única jornada de descanso.

En la general el príncipe catarí Nasser Al-Attiyah (Mini) aventaja en 8:27 minutos al sudafricano Giniel de Villiers (Toyota) , mientras que el saudí Yazeed Alrajhi (Toyota) es tercero a 18:40.

Hoy el Dakar se trasladará de Iquique a Calama, en una especial de 450 km, diciendo adiós a Chile ya que mañana ya se rodará por en los Andes argentinos.