Un total de 30 personas trabajan en el montaje, el cual requiere de una semana para estar listo

 1 abril

Durante una semana, la organización del Costa Rica Touring Car Championship (CTCC) trabaja en diferentes labores para para llevar a cabo el montaje del evento. Un grupo de, al menos, 30 personas se involucra de lleno para que mañana domingo todo esté listo, como parte de la segunda fecha del campeonato.

Durante dos días se montan más de 10 toldos para el evento.
Durante dos días se montan más de 10 toldos para el evento.

Este proceso de montaje comienza con una reunión previa en donde se definen las necesidades del evento, entre ellas la instalación de publicidad, toldos, sillas, mesas y la logística de parqueos, entre otras.

"En esta reunión se planifica lo que tiene que ver con el evento; posteriormente, una semana antes de que se realice la competencia iniciamos con el montaje de las vallas y, entre el jueves y el viernes previos, colocamos los toldos", comentó Michael Gómez, encargado del montaje del CTCC.

Un dia antes, la organización realiza detalles para que la competencia se lleve a cabo de la mejor manera.
Un dia antes, la organización realiza detalles para que la competencia se lleve a cabo de la mejor manera.

El lunes de la semana previa a la carrera se realiza el proceso de armado. Durante la semana, se trabaja con un cronograma para cumplir con los requerimientos del evento; además, se inicia la preparación de la pista para las prácticas.

El viernes en la tarde, el equipo tiene finalizado al 100% el montaje en el Circuito Grupo Sur y solo se dedican a resolver pequeños detalles.

Los 'stands' de los patrocinadores se desmontan en el mismo momento en el que concluye la competencia.
Los 'stands' de los patrocinadores se desmontan en el mismo momento en el que concluye la competencia.

Una vez finalizada la competencia, se realiza el desmontaje, el cual toma cerca de tres días. La primera tarea es desarmar los stands de los patrocinadores, en la misma tarde que se da por concluido el evento.

Para Gómez, este proceso se ejecuta de manera más tranquila, ya que no se tiene la presión del evento.