El Tiquito junto a su esposa, la también boxeadora Hanna Gabriel, admiten que en la pelea del próximo sábado 5 de agosto en Los Ángeles, Estados Unidos, estará en juego la credibilidad de la carrera boxística del nacional

 18 julio

Después de 368 días desde su último combate, el boxeador costarricense Bryan Tiquito Vásquez subirá al ring con el fin de asestar un golpe de autoridad.

Vásquez desea dejar atrás los malos comentarios y las duras críticas de su último combate ante el venezolano Ángel Granados, el pasado 2 de julio del 2016, el cual ganó por nocaut.

Para ello el Tiquito se enfrentará al experimentado azteca Raymundo Beltrán, quien en el pasado fue sparring del filipino Manny Pacquiao y con un palmarés de 33 peleas ganadas, de las cuales 21 fueron por la vía rápida, se presenta como un adversario sumamente complicado.

Tiquito Vásquez peleará con el azteca Beltrán en el Microsoft Arena, en Los Ángeles, California, el próximo 5 de agosto en las 135 libras. Es decir, en un peso al que no está acostumbrado el nacional, enmarcado siempre en las 130 libras, pero igual será otro de los retos que tenga por delante.

Además, Beltrán pondrá en juego sus títulos nacionales que pertenecen a la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), así como el internacional de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

La pequeña Mía siguió muy atenta el entrenamiento de su papá, Bryan Tiquito Vásquez, este martes en el gimnasio Fight Club, en Escazú.
La pequeña Mía siguió muy atenta el entrenamiento de su papá, Bryan Tiquito Vásquez, este martes en el gimnasio Fight Club, en Escazú.

"A mi me manejan mi carrera, yo tenía tiempo sin boxear y cuando me dijeron que iba a enfrentar a un venezolano, que le había hecho una gran pelea al japonés Takashi Ushiyama, pensé que era muy bueno. Además era alto, tenía buen alcance, pero a la hora de la pelea, demostré cuánto había avanzado en mi boxeo en Estados Unidos y lo derroté porque hice mi trabajo", comentó Vásquez.

Después de aquel enfrentamiento ante el suramericano Granados, Tiquito ha esperado una nueva oportunidad para demostrar de qué está hecho y a pesar del riesgo de subir de peso y perder velocidad, el pugilista asegura que se está jugando el todo por el todo para demostrar a sus detractores que todavía pueda dar mucho en el boxeo profesional.

"Siento que esta es la pelea de mi vida. No porque los rivales atrás fueran malos, sino porque esta pelea me va a abrir la puerta para estar donde yo quiero estar, donde yo debo estar y para lo que me estoy preparando. Dejé atrás los malos hábitos y empezamos de cero desde mi última derrota, pero sé que ante Beltrán será la pelea más dura que voy a tener", expresó Vásquez.

El nacional aseguró que ha estado preparándose muy fuerte, rindiendo los sparring y junto con el entrenador Pedro González, ajustando todos los detalles para una reyerta que puede significar el regreso al primer plano del boxeo mundial.

Incluso su esposa, y también boxeadora Hanna Gabriel, comentó que el enfrentamiento ante el mexicano será crucial para la carrera de su esposo y el porvenir de su familia.

Bryan lo está arriesgando todo por su familia al pelear en una división más arriba de su peso. Si pierde su carrera pierde credibilidad y nosotros no nos podemos jugar ese chance, lo significa todo. Pero conozco a mi esposo y estoy segura de que va a ganar", sentenció Gabriel.

Etiquetado como: