La revista Forbes de EE. UU. dice que el contrato será por tres años y $240 millones

Por: José Luis Rodríguez C. 12 octubre, 2014

Pese a que Sebastian Vettel no se siente cómodo con su apodo de Baby Schumi, el piloto alemán deberá vivir hoy más que nunca bajo la comparación con Michael Schumacher, pues en el 2015 será piloto de la Scuderia Ferrari.

La marca del cavallino rampante, orgullo italiano y con seguidores en todo el mundo, será la nueva casa del germano, quien deja Red Bull, donde estuvo desde el 2007.

Vettel, con 27 años y un tetracampeonato (2010, 2011, 2012 y 2103) en su haber, arriba a la escudería en la que Schumacher, su compatriota, se hizo leyenda de la F1 .

Schumi, quien el 29 de diciembre del 2013 sufrió un severo trauma craneal mientras esquiaba en Francia, obtuvo el status de ícono al hilar cinco títulos con Ferrari, en el 2000, 2001, 2002, 2003 y 2004. Se suman los dos de Benetton (‘94 y ‘95).

El alemán Sebastian Vettel compite en el Gran Premio de Nurburging, Alemania, el año anterior, ante sus compatriotas. Este 2014 se ubica de cuarto en la clasificación general. | ARCHIVO
El alemán Sebastian Vettel compite en el Gran Premio de Nurburging, Alemania, el año anterior, ante sus compatriotas. Este 2014 se ubica de cuarto en la clasificación general. | ARCHIVO

Así, la trayectoria de Baby Schumi vuelve a montarse sobre un camino paralelo a la de su espejo, aquel con el que compartió algunos grandes premios, ya cuando Schumacher corría por darle realce a la categoría, nada más.

“Me llaman Baby Schumi, no me gusta, pero los entiendo... En Gran Bretaña, donde tuvieron a Nigel Mansell, la pregunta después de él siempre es la misma: ¿quién será el próximo Nigel Mansell?”, expresó Vettel en una entrevista del 2010 al diario británico The Guardian .

Hoy este corredor ya está a la altura de Schumacher en salarios, pues un informe emitido por la revista Forbes el pasado 10 de julio expone que por sus tres años en Ferrari recibirá $240 millones netos.

Los $80 millones anuales de Vettel se acercan a los $100 millones que en su momento ganó Schumacher, 76 de ellos por salario.

El monto anual que recibirá le convierte, según Forbes , en el atleta mejor pagado, por encima de lo que recibieron en el 2013 el portugués Cristiano Ronaldo ($52 millones), Matt Ryan de la NFL ($42 millones) y el argentino Lionel Messi ($41,7 millones). Lebron James, de la NBA, percibió $72,3 millones, pero solo 19,3 de ellos eran de salario.

Por Alonso. La partida de Vettel de Red Bull, al que entró en el 2007 por la puerta de Toro Rosso –equipo satélite–, se anunció el sábado pasado, poco antes de la prueba en Suzuka, y desde ese instante se conjeturó que con su paso a Ferrari, Fernando Alonso no seguiría.

Alonso, al que aún le restan dos años con los bólidos rojos, saldrá tras polémicas por sus quejas con el rendimiento del auto.

Ferrari aún debe desarrollar sus motores híbridos para ser competitivo; no obstante, la vuelta a las victorias podría darse con el alemán, quien al igual que Schumacher, es un obsesionado de la puesta a punto dentro de los talleres.

Baby Schumi, el hombre de los $80 millones, llegará a Ferrari para tratar de superar a su espejo, sea que a él le guste a él.