12 abril, 2015

Nueva York. AP En un juego destinado a sumarse a la galería de clásicos dentro de una rivalidad larga e ilustre, los Medias Rojas de Boston vencieron 6-5 a los Yanquis de Nueva York el sábado de madrugada, tras 19 innings.

El doble play que sentenció el juego llegó a las 2:13 de la mañana. En el primer encuentro del año entre los dos rivales acérrimos, Boston logró imponerse con un elevado de sacrificio de Mookie Betts. Xander Bogaerts anotó la carrera decisiva tras lograr su cuarto hit en los innings extra.

Chase Headley y Mark Teixeira pegaron jonrones que empataron la pizarra por los Yanquis en una épica batalla de principios de temporada que se vio interrumpida además por un apagón de 16 minutos en el décimo episodio. Por eso, el tiempo oficial del juego fue de 6 horas y 49 minutos, aunque completarlo llevó más de 7 horas.

El juego más largo entre ambos clubes requirió de 20 innings para dirimirse. Boston ganó en el segundo compromiso de una doble cartelera en 1967. Pero el duelo del viernes fue el más largo en la historia del nuevo Yankee Stadium, inaugurado en 2009.

Los dos equipos tuvieron poco tiempo para descansar. Ayer, en el segundo encuentro de la serie, los de Boston volvieron a ganar, 8-4.

Los Medias Rojas fueron dirigidos por el abridor Joe Kelly, quien lanzó siete entradas, permitió un imparable y una carrera, dio dos pasaportes y ponchó a ocho.

El guardabosques Brock Holt se encargó de jugar con el bate productivo al remolcar tres carreras.