El incidente provocó la indignación general en Turquía, donde el fútbol es el deporte más importante.

 4 noviembre, 2015

Ankara

La Comisión de Disciplina de la Federación Turca de Fútbol (TFF) sancionó con dureza a nueve dirigentes del Trabzonspor, equipo donde milita el arquero tico Esteban Alvarado.

Entre los castigados está el presidente del equipo, Ibrahim Haciosmanoglu, suspendido diez meses, por haber retenido durante cuatro horas a los árbitros de un partido del campeonato.

Además de los 10 meses, el presidente recibió una multa de 150.000 libras turcas (48.500 euros), anunció la TFF el martes.

Otros ocho dirigentes fueron suspendidos durante un año y castigados con importantes multas. En el terreno deportivo el Trabzonspor jugará dos partidos del campeonato en su estadio sin espectadores, decidió la federación.

El incidente se produjo en el partido entre el Trabzonspor y el Gaziantepspor, que finalizó con empate 2-2 el 25 de octubre. Esteban Alvarado actuó de titular en este cotejo.

Tras reprochar al árbitro que no hubiera señalado un penal, Haciosmanoglu, que estaba en Estambul, exigió a sus dirigentes que retuvieran al equipo arbitral hasta su llegada.

El colegiado, los jueces de línea y los representantes de la TFF fueron bloqueados en el vestuario durante cuatro horas, antes de salir gracias a una llamada del presidente turco Recep Tayyip Erdogan a Haciosmanoglu.

Los dirigentes del Trabzonspor, conocidos por su dureza, liberaron al árbitro, que dejó el estadio bajo escolta policial.

El incidente provocó la indignación general en Turquía, donde el fútbol es el deporte más importante.

Etiquetado como: