Duarte se encuentra en la etapa final de su recuperación y el 30 de setiembre recibirá el alta médica, justo seis meses después de ser operado y dos antes de lo previsto (inicialmente se pensaba en ocho meses de ausencia)

Por: Cristian Brenes 22 septiembre
Óscar Duarte realiza trabajos físicos con el resto de sus compañeros desde hace tres semanas.
Óscar Duarte realiza trabajos físicos con el resto de sus compañeros desde hace tres semanas.

Óscar Duarte se olvidó de la silla de ruedas, las muletas y el bastón para caminar. La ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, que sufrió el pasado 18 de marzo, es una prueba superada y una lección de vida que quedó en el recuerdo para el defensor del Espanyol.

Duarte se encuentra en la etapa final de su recuperación y el 30 de setiembre recibirá el alta médica, justo seis meses después de ser operado y dos antes de lo previsto (inicialmente se pensaba en ocho meses de ausencia). El central ya trabaja con el resto de sus compañeros, está en la etapa de ponerse a tono físicamente y cuenta las horas para disputar nuevamente un partido.

Óscar conversó con La Nación sobre su presente y también sobre el deseo de ganarse un cupo en su club y en la Selección Nacional.

¿Cómo va el proceso de recuperación?

Ya estoy en la última etapa de la recuperación. Hace tres semanas que empecé a entrenar con el equipo al 100% y ahora estoy tratando de ganar ritmo de entrenamiento y poniéndome a punto, para ver cuándo me dan opciones de jugar.

Óscar Duarte (izquierda) recibirá el alta médica el próximo 30 de setiembre.
Óscar Duarte (izquierda) recibirá el alta médica el próximo 30 de setiembre.

¿Le hablaron ya de una fecha para regresar?

Lo que se habla en el equipo con el cuerpo médico es que estoy en la última etapa, que estoy entrenando y cuando el entrenador me vea en condiciones para competir, tomará la decisión de si me convoca o no. El 30 de setiembre cumplo los seis meses del plazo que me habían dicho cuando me operaron y ese mismo día me dan el alta médica.

¿Cómo se siente a nivel emocional y mental al regresar?

Estoy muy contento y feliz, porque es muy diferente estar entrenando aparte y solo a ya estar con el equipo y sentir que pronto se puede volver a jugar. Ahora hay que aprovechar todos los entrenamientos para estar listo lo antes posible.

¿Qué es lo más complejo en esta etapa en la que está?

Es un poco diferente, porque estar cinco meses sin entrenar con el equipo hace que al inicio cueste. Se está buscando que agarre agilidad y reacción, que por la lesión uno pierde.

"Me he sentido muy bien, estoy entrenando fuerte y acá están muy contentos de ver la reacción tan buena que ha tenido la rodilla, lo que hace que no se note tanto todo el tiempo que he estado afuera. He vuelto demasiado bien y esto me deja tranquilo".

Óscar Duarte (izquierda) superó una ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda.
Óscar Duarte (izquierda) superó una ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda.

Se le escucha muy positivo, ¿no tiene miedo de recaer?

No. Desde que me operaron la rodilla ha reaccionado muy bien, no tuve ninguna recaída, no se me inflamó, tampoco se derramó liquido. Incluso, el doctor que me operó está muy contento por la reacción y por lo mismo, a los cinco meses y medio ya estaba entrenando, algo que es complicado. Ahora queda seguir, estoy muy contento y no tengo ningún temor de nada.

"Entre más rápido uno esté listo y a disposición para una convocatoria, se pone más tranquilo. Uno vuelve a sentirse futbolista después de tanto tiempo de estar fuera. Hay que trabajar más fuerte para que cuando se vuelva a dar la posibilidad rendir al 100%".

Al volver a entrenar normal, ¿qué pasaba por su cabeza?

Al principio se siente más respeto que miedo por la rodilla. Uno está atento a ver cómo reacciona y qué exigencias te dan los entrenamientos, porque es muy diferente cuando uno está trabajando solo. Con el grupo hay que tener más reacción, pensar más en el balón y los compañeros, lo que hace que se pierda todo ese respeto. Queda seguir fortaleciendo porque aún se puede.

¿Ya superó esta etapa de respeto que menciona?

Fue al principio, cuando empecé a hacer trabajos con balón que tenía ese respeto por la rodilla, pero se me fue quitando con el pasar de los días y los entrenamientos. Ahora es un poco más exigente, al estar con los compañeros, y hay momentos en los que se le olvida lo de la rodilla a uno, que es lo que estamos buscando.

El defensa Óscar Duarte fue operado hace dos semanas de su rodilla izquierda y recibe terapia de rehabilitación en las instalaciones del Espanyol de Barcelona.
El defensa Óscar Duarte fue operado hace dos semanas de su rodilla izquierda y recibe terapia de rehabilitación en las instalaciones del Espanyol de Barcelona.

¿Se siente listo para jugar ya?

Uno siempre quiere jugar y es el aspecto más difícil cuando uno se lesiona, saber que pasará mucho tiempo sin participar. Ahora que estoy en esta etapa, veo a mis compañeros que van a los partidos y me entra la fiebre de jugar, al saber que estoy a un pasito de esto. Sin embargo, uno debe ser claro y reconocer que se está en la última etapa.

¿Cuánto tiempo extra le dedica a la rodilla?

Una hora antes de entrenar me toca calentar la rodilla, prepararla bien y trabajar la fuerza, para que cuando empiece el entrenamiento la rodilla esté caliente. Además, efectúo ejercicios para recuperar el tono físico y hay días en los que después de la práctica tengo asignaciones extra para ganar masa muscular.

"Ahora me toca llegar antes, prepararme bien y hacer algo más después. Al final esto es así, hay que dedicarle tiempo ahora que se puede y que estoy en la última etapa."

¿Qué fue lo más difícil en la recuperación?

Cuando me dijeron que iba a estar seis u ocho meses fuera, lo que se me venía a la mente es que me iba a perder muchos partidos con el equipo y la Selección, realmente era lo que más me afectaba. Me gusta estar cada domingo en el estadio y aportarle a la Sele, de verdad que me costó. Sin embargo, con el apoyo de la familia, de los compañeros de acá y de la Selección dejé de lado la frustración y el mal rato para enfocarme en la recuperación.

¿Estará con la Selección en octubre?

Siempre me ha gustado estar en la Selección y si fuera por mí estaría siempre, pero estoy en la última etapa de la recuperación y será muy difícil que me llamen, porque tengo mucho tiempo de no competir. Ir a la Selección es una gran responsabilidad y cuando se va se debe estar al 100% para competir y defender los colores.

Que el Mundial sea hasta junio del 2018 lo hizo llegar a pensar, ¿al menos no me lesioné en el mismo semestre de la Copa del Mundo?

Sí. Creo que al final hubiese sido peor para uno si pasaba cerca del Mundial. Para un futbolista la Copa del Mundo es el mejor torneo que uno puede jugar y a todos nos gusta estar. Dios sabe por qué hace las cosas y por dicha sucedió en un momento en el que aún me queda tiempo para ponerme bien y pelear para volver a la Selección.

Siendo parte del grupo, ¿cómo vive estos partidos de la Selección en los que se está tan cerca de clasificar?

Desde los partidos anteriores pensaba en celebrar la clasificación, pero no se pudo por otros marcadores. Los compañeros vienen haciendo un buen trabajo y si siguen con la misma convicción y ganas con las que han venido trabajando la eliminatoria, van a sacar el boleto. Ahora tienen una posibilidad muy bonita de cerrar todo en casa, celebrar con toda la gente y ojalá se dé.

"Por ahora lo vivo como un aficionado. Veo los juegos cuando es la madrugada acá (Barcelona) y uno empieza a gritar y celebrar cuando anotan. He tenido la oportunidad de estar ahí, pero cuando le toca estar fuera, en este caso por lesión, se vive muy diferente".

¿Qué siente al no poder estar en la Selección?

Cuando uno ve a los compañeros en la Selección y observa los partidos, le entran esas ganas de estar ahí. El grupo es muy sano, cuando se va a la Selección se disfruta mucho y es una de las cosas que más me ha costado asimilar, realmente es de lo más duro el no pelear por estar en la Sele, pero Dios sabe por qué hace las cosas y ahora debo pelear por ganarme el lugar.