Por: Steven Oviedo, Kenneth Hernández Cerdas 6 abril, 2016

El arquero costarricense Keylor Navas no pudo acercarse al récord de imbatibilidad en la Liga de Campeones de Europa luego de que su equipo, el Real Madrid, perdiera 2-0 de forma sorpresiva ante el modesto Wolfsburgo de Alemania.

Navas se quedó a 116 minutos de igualar el registro del meta alemán Jens Lehmann, quien acumuló 853 minutos sin sacar el balón de su cabaña con el Arsenal.

Con el gol de Ricardo Rodríguez, en el minutro 17, Navas dejó su marca en 737.

La acción en la que Navas recibió el tanto, nació de un penal dudoso.

El guardameta tico queda en el segundo lugar del histórico podio ya que semanas atrás había superado a Edwin Van der Sar quien estuvo 657 minutosimbatido entre el 27 de septiembre de 1995 y el 3 de abril de 1996 cuando jugaba con el Ajax.

El juego

El Real Madrid fue el primero en pisar el área rival ya que en cuestión de un minuto Cristiano Ronaldo anotó pero el juez decretó fuera de juego.

Los merengues, vestidos de azul oscuro este martes, cargaron con el peso ofensivo al menos durante los primeros 14 minutos. En el 13', Diego Benaglio salvó la puerta del equipo alemán cuando le bloqueó un disparo a Karim Benzema.

Después de los sobresaltos, el cuadro teutón se lanzó al ataque y consiguió las dos anotaciones que sorprendieron a los madridistas.

Primero, en el 16', en una jugada discutida, Casemiro bajó en el área al Schürrle. Un minuto después Ricardo Rodríguez le sacudió los mecates a Keylor Navas. El meta nacional se lanzó al sector izquierdo y el balón se colocó en la derecha.

El Madrid no asimiló el golpe de la primera anotación y empezó a dar concesiones por la banda izquierda, donde Marcelo fue vulnerado.

Siete minutos de la apertura del marcador, el Wolfsburgo marcó la segunda diana, Henrique envió un centro al área donde apareció Arnold para desviar la pelota sin marca.

En la acción el zaguero Sergio Ramos quedó a medio camino y destapó la guarida defendida por Navas que no tuvo responsabilidad en el dardo.

La superioridad anfitriona se mantuvo el resto del primer capítulo ya que los madridistas solo generaron un cabezazo de Benzema que salió desviado. Posteriormente el francés dejó el campo por lesión.

En la segunda parte la consigna del equipo alemán fue evitar al máximo que el Real se sintiera cómodo en el campo. Aún y con ello los de Zidane apretaron por el descuento desde el reinicio del juego y estuvieron a punto de lograrlo con Cristiano, empero, el portugués no desvió bien el balón para descontar.

La falta de precisión en los pases a la hora de irse al frente le restó posibilidades al Madrid, culpa de ello también tuvieron los alemanes, aplicados en la marca y dispuestos a hacer daño en contragolpe.

La desesperación por recortar distancias afectó a los delanteros madridistas, Ronaldo lo experimentó en el 72 cuando quedó frente al arquero Benaglio y este le bloqueó un remate que estaba para más.

Bale también se contagió y envió a las nubes otro intento.

Las dificultades para el Madrid se agrandaron conforme el tiempo se hizo corto y el Wolfsburgo cerró todos los espacios posibles al arrinconarse en el campo.

El duelo de vuelta será el próximo martes a las 12:45 p.m. en el Santiago Bernabéu.

No era penal

El exárbitro Greivin Porras indicó que la acción donde el central italiano Gianluca Rocchi decretó penal a favor del Worsburgo ante el Real Madrid no se justifica.

Porras no está de acuerdo en la decisión de Rochi, pues considera que Casemiro nunca incurre en falta cuando marca al alemán Andre Schürrle al minuto 16 de partido y que concretó el suizo Ricardo Rodríguez quien así terminó con la imbatibilidad del arquero costarricense Keylor Navas.

Navas, se quedó con el segundo mejor registro en la historia de la Champions, con 116 minutos, al ver cortada su racha con la conquista de Rodríguez.

"En mi opinión no era penal, fue una situación de juego normal del fútbol. Recordemos que es un deporte de contacto y hay roces, pero la acción no era para que el árbitro pitara penal al ser una disputa del balón entre dos jugadores", comentó Porras.

"Lamentablemente el árbitro decretó la pena máxima y el gol acabó con las ilusiones de los costarricesnes y que Keylor Navas siguiera sumando minutos sin recibir anotaciones en la Champions".