Por: Steven Oviedo, Daniel Jiménez 28 mayo, 2016

Keylor Navas festejó por todo lo alto. No le faltó nada. Llegó a su primera final de Champions League, se colgó la medalla de campeón en el pecho, besó la Orejona y en ningún momento soló la bandera nacional.

En la celebración en San Siro, en Milán, Italia, el costarricense se puso el símbolo nacional en la cintura; luego la ondeó por la gramilla del estadio.

A Keylor se le cumplió su sueño y lo compartió entre los besos del croata Luka Modric; de sus hijos, Daniela y Mateo; y de su esposa, Andrea Salas.

"Es un sueño cumplido. Ha sido un año duro, puedo darle gracias a Dios y decirle que ha sido muy bueno conmigo", explicó Navas, en declaraciones a Bein Sports, transmitidas por Canal 7.

Navas fue el tercer jugador en subir a la tarima a recibir la medalla de campeón de Europa, detrás del técnico Zinedine Zidane y del brasileño Marcelo.

Al recibirla, se colocó la presea rápidamente para alzar la Orejona junto a Modric y Marcelo.

Fue el cuarto merengue en disfrutar del trofeo, luego del capitán Sergio Ramos, el francés Karim Benzema y Modric. Ahí vivió su momento cumbre.

El tico recibió la ansiada copa, la sujetó fuerte, cerró sus ojos y la levantó al cielo. La agitó algunas veces y luego se la cedió al lateral izquierdo Marcelo, quien por cierto es su amigo.

Posteriormente, bajó a tomarse la foto oficial con sus compañeros y sus hijos.

"Quiero seguir dándolo todo en este club. Llegué con la mentalidad de ganar títulos y hoy es una realidad", agregó Navas

Keylor le agradeció a su familia por apoyarlo siempre y estar en los momentos más complicados de una temporada que había iniciado con un fallido traspaso al Manchester United.

Navas aseguró que estaba muy sereno en la tanda de penales y que tenía la fe de ganar la serie y así el título.

Su hija Daniela también fotografeó a algunos jugadores del Real, como Gareth Bale, Benzema y James Rodríguez.

Al finalizar la estadía en la cancha, Keylor describió lo primero que se le vino a la mente tras conseguir su mayor logro en su carrera deportiva.

"Estaba tranquilo, me sentí con mucha paz y tranquilidad. Sabía que ellos en algún momento iban a fallar y que nosotros los ibamos a meter. Tenía toda la fe en Dios".

Para el portero costarricense no fue fácil asimilar el gol del empate del Atlético de Madrid, pero el equipo no bajó los brazos.

"Fue algo complicado, todos nos apoyamos al máximo. Pudimos sacar esa garra y luchamos por el escudo al máximo. Llegamos a los penales y ganamos", añadió en declaraciones a Canal 7.

Según Navas, cuando Cristiano Ronaldo anotó el penal de la victoria le dio gracias a Dios y a su familia.

"Son muchos sentimientos. Lo primero que hice fue darle gracias a Dios, no ha sido un año fácil, Dios siempre me dio la fuerza para ir a entrenar. Estoy muy agradecido con él, luego busqué a mi familia por estar conmigo. Ellos son los que lo aguantan a uno", finalizó el arquero.

Etiquetado como: