Ramos anotó en fuera de juego, Atleti falló dos penales y CR7 sentenció

Por: Kenneth Hernández Cerdas 29 mayo, 2016

El balón dio en la base del poste derecho, Keylor Navas se estiró, pero el metal pintado de blanco se alió con él para que la redonda no entrara.

Segundos después, Cristiano Ronaldo caminó hacia el manchón blanco, tomó el traje de figura del perchero y lanzó la pena máxima que sentenció la final de la Champions en Milán.

Así se resolvió la última pugna por la Orejona, ayer, en una final cargada de drama, tensión, fatiga y de acciones cumbres que llevaron el duelo al extremo.

El encuentro tuvo de todo, desde momentos de calma absoluta hasta picos altos que aceleraron las pulsaciones, como el primer gol apenas en el minuto 15.

Sergio Ramos forcejeó con Savic, se despegó unos pasos de él y en fuera de juego venció la resistencia de Jan Oblak, todo un gendarme en la portería rojiblanca.

El primer apunte del duelo, con polémica incluida, no animó del todo una batalla en la que por instantes el Real se vistió de Atlético para controlar el juego.

Descompuesto en el campo, el equipo del Cholo Simeone recuperó su mejor versión en el complemento. Justo cuando estiraban las piernas, Pepe atropelló a Fernando Torres... ¡penal!

Antoine Griezmann quiso asegurar el gol con un fuerte remate, sin embargo, la pelota reventó en el horizontal.

El Atlético no bajo los brazos y exigió al máximo las piernas de los merengues.

Los blancos pudieron elegir entre sentenciar y sufrir; eligieron la segunda vía.

Karim Benzema cayó en la trampa que le puso el arquero esloveno y después la zaga rojiblanca bloqueó dos remates seguidos que perfectamente pudieron darle la victoria al Real.

Justo a once minutos para el 90’, Yannick Carrasco revolcó los papeles y niveló el marcador.

El siempre cuestionado Danilo no cubrió su zona y Lucas Vásquez llegó tarde. Carrasco aprovechó el desliz para tumbar a Navas, poco exigido el día de se graduación en Champions League .

Con Cristiano y Gareth Bale arrastrando las piernas, el Atleti se jugó el físico en los tiempos extra, pero no logró la victoria.

Con el pasar de los minutos , el esfuerzo también les pasó factura a los colchoneros que no aprovecharon del todo la frescura de sus variantes. Y fue ahí donde el partido se extendió a la tanda de penales, donde disponer de mejores francotiradores inclinó la balanza del lado merengue.

Lucas Vásquez, Marcelo, Gareth Bale, Sergio Ramos y CR7 hicieron fila para fulminar al buen arquero Oblak, congelado en la mayor parte de los tiros.

La puntería blanca contrastó con el tino de Juanfran; el lateral que tuvo un juego excelso, quedó como el villano al estrellar el balón en el poste derecho y entregarle la Undécima al Madrid.