En el minuto 89 de juego ante el Wolfsburgo, Keylor Navas se estiró y con la mano derecha evitó la catástrofe. El atacante teutón Max Kruse se quitó la marca de Casemiro en la banda derecha, ingresó al área rival y sacó un derechazo casi sin ángulo que el tico apenas rechazó.

Por: Esteban Valverde 6 abril, 2016
Keylor Navas reclama el penal que sanciona en el árbitro en contra del Real Madrid y que segundos después transformaría en gol Ricardo Rodríguez.
Keylor Navas reclama el penal que sanciona en el árbitro en contra del Real Madrid y que segundos después transformaría en gol Ricardo Rodríguez.

Redacción

Corría el minuto 89 de juego ante el Wolfsburgo cuando Keylor Navas se estiró y, con la mano derecha, evitó la catástrofe.

El atacante teutón Max Kruse se quitó la marca de Casemiro en la banda derecha, ingresó al área rival y sacó un derechazo casi sin ángulo que el tico apenas rechazó.

Navas paró el remate que hubiera puesto el marcador 3 a 0 a favor del Wolfsburgo alemán, en el partido de ida de los cuartos de final de la Champions League.

La importancia de esa atajada radica en que, según el estadígrafo español MisterChip, "la probabilidad de remontar un 3-0 es del 6%". Esa anotación dejaban al Real Madrid en agonía.

El costarricense solo tuvo esa parada determinante en el compromiso, pese a que recibió dos dianas. Durante los 90 minutos tuvo otras cuatro intervenciones, pero ante remates que no representaban mayor dificultad.

El compromiso fue tranquilo para el meta nacional, quien en ningún momento sufrió embestidas constantes del adversario.

Un jugador que intentó en varias ocasiones marcarle fue el volante derecho Bruno Henrique, pero los duelos fueron bien controlados por el tico.

Henrique tuvo dos claras opciones, pero el Halcón las controló sin problema.

Remontar es complicado. Caer 2-0 también debe preocupar al Real, que recibirá a los alemanes el próximo martes a las 12:45 p. m.

Según el diario Sport de España, en 1987 fue la última vez que el cuadro madridista logró una remontada luego de perder por dos goles en dicho torneo.

En la temporada de 1989-1990 se enfrentaron a un escenario similar al que viven ahora, pero se quedaron cortos, ya que perdieron 2 a 0 como visitantes con el Milan y solo ganaron 1 a 0 en el Santiago Bernabéu.

También se puede recordar el último episodio con un desenlace similar. En 2013 los merengues llegaron con un 4 a 1 de desventaja ante el Borussia Dortmund y solo ganaron 2 a 0 en casa.

Tampoco se puede olvidar la década de 1980 cuando el Real alcanzó muchas remontadas épicas. Por ejemplo, en la temporada 1979-1980 logró eliminar al Inter de Milán luego de perder 2 a 0 la ida.