Tico solo no ha podido parar un tiro de los 15 recibidos esta temporada

Por: Esteban Valverde 27 septiembre, 2015

Keylor Navas cumple con creces los deberes que tiene un arquero en el Real Madrid.

Al ser el cuadro blanco un equipo acostumbrado a llevar el peso de los partidos que disputa, al nacional le llegan muy poco, de esta forma el portero no tiene derecho a fallar.

Ante el Málaga ayer, el tico solamente hizo tres paradas, de las cuales solo dos fueron de una exigencia alta. Navas logró resolver de buena forma ambas.

Keylor sacó un tiro libre de Juan Carlos al 48’, el cual iba directo al ángulo de mano derecha. Luego, al 81’, el futbolista malagueño volvió a intentarlo desde fuera del área con un tiro rastrero, que obligó al mundialista de Brasil 2014 a estirarse.

Esas dos intervenciones más una detención a un cabezazo se convirtieron en las paradas 12, 13 y 14 de la temporada en la que el meta ya suma siete apariciones, sumando seis cotejos de liga y uno de Champions League .

En promedio el nacional realiza dos paradas por partido y el único equipo que fue capaz de meterle una diana fue el Athletic de Bilbao. El partido ante el Bilbao, hasta ahora, es el más exigente del cuidapalos, ya que en ese encuentro tuvo que volar cuatro veces para no sacar la pelota del fondo de la cabaña.

El segundo equipo que más le llevó trabajo antes de ayer fue el Granada, con tres.

El Shakhtar Donetsk y Real Betis apenas llegaron dos veces al marco del costarricense, el Espanyol apenas lo obligó en una ocasión, smientras que el Sporting Gijón hizo ninguna.

Un dato llamativo es que conforme avanzan los partidos, la tendencia de remates para Navas va en aumento, con lo que se podría deducir que la defensiva blanca comienza a dar mayor cantidad de facilidades.

Ante el Málaga, aunque Keylor solamente intervino tres veces, la zaga blanca pasó apuros. El pase filtrado de los blanquiazules dejó en evidencia los espacios que quedaron atrás.

Keylor tuvo que salir a despejar con sus pies, como líbero, dos pelotas que pasaron en medio de los centrales, Nacho y Varane, sin ser interceptadas.

Además, los defensores que cubrían el centro salieron amonestados, ya que fueron superados individualmente, por lo que se vieron obligados a cometer faltas para evitar comprometer al tico con un mano a mano.

Pese a que la defensiva blanca ayer no brilló como lo venía haciendo, Navas demostró que él sí tiene claro que el único remate que le llega no puede ingresar.