Navas y el club merengue necesitaban un triunfo para amarrar su pase a la siguiente ronda de la Liga de Campeones de Europa.

Por: Esteban Valverde 2 noviembre, 2016
Cristiano Ronaldo maneja la pelota en el juego del Real Madrid ante el Legia.
Cristiano Ronaldo maneja la pelota en el juego del Real Madrid ante el Legia.

Redacción

El Real Madrid empató 3 a 3 con el Legia Varsovia en su visita a Polonia, en un partido que representó la sorpresa de la jornada de la Liga de Campeones de Europa.

El conjunto polaco hizo un segundo tiempo de lujo para ponerse en ventaja 3 a 2 y a la postre terminar con una igualdad frente al actual campeón de la Liga de Campeones de Europa.

El cuadro de Keylor Navas necesitó solo 58 segundos para ponerse en ventaja, en la primera parte.

La anotación fue una joya del futbolista galés, Gareth Bale, quien aprovechó un pase de cabeza de Cristiano Ronaldo para rematar de larga distancia y poner la pelota en el ángulo izquierdo del marco rival.

Los blancos aumentaron la cuenta en el 35', cuando el propio Bale desbordó por la banda derecha, sirvió un centro rastrero y el francés Benzema se encargó de enviar la pelota al fondo del marco rival.

El partido parecía estar definido para los españoles, sin embargo el contrincante no renunció a atacar y logró complicar a los madridistas.

El Legia marcó en el minuto 39', cuando Odjidja-Ofoe anotó un verdadero golazo. El volante del Varsovia remató entrando al área y la puso a la par del palo derecho de Navas, arquero que no pudo hacer absolutamente nada para evitar el tanto.

La igualdad para el club de Polonia se dio en el 58', en una jugada en la que pareció que Keylor Navas pudo hacer un poco más.

El mediocampista del Legia Radović hizo una diagonal desde la derecha, y cuando iba entrando al área disparó con el borde externo, la pelota le pasó por debajo de las manos al nacional e ingresó.

El mediocampista del Legia Radović hizo una diagonal desde la derecha, y cuando iba entrando al área disparó con el borde externo, la pelota le pasó por debajo de las manos al nacional e ingresó.

El golpe al orgullo del Real se dio en el minuto 83' cuando Voulin aprovechó un contragolpe y marcó desde fuera del área un tanto de lujo, con ese gol el Madrid perdía 3 a 2.

La igualdad final se dio en el 85', cuando el mediocampista Mateo Kovacic disparó y dio la tranquilidad al Real.