El delantero asegura que la gente habló de más y que a él lo metieron en un problema en el que no tuvo nada que ver

Por: Esteban Valverde 4 diciembre, 2015
ARCHIVO
ARCHIVO

¿Por qué se dio el bajonazo de David Ramírez? ¿Todo el tema de las críticas y el calificativo de princeso afectó?

Sí, la verdad es que sí. A mí me metieron en un problema en el que no tengo nada que ver y la verdad nunca me referí al tema, porque no considero que tenga algo que ver, pero bueno sí me golpeó anímicamente y me costó levantarme, pero aquí estoy, nunca he dejado de luchar por el equipo.

¿Cómo tomó usted las críticas, sobre todo porque llegaron de diferentes flancos del saprissismo, como exjugadores y la afición?

Es que la gente habla y no sabe, pero este no es un buen momento para hablar sobre ese tema, no quiero profundizar mucho. Lo importante es que nunca he dejado de luchar y yo tengo mi norte claro, sé que en mi vida siempre está Dios y de Él es que me he agarrado siempre y también ahora.

Pero es que fue un torbellino de cuestionamientos hacia sus actitudes dentro y fuera del terreno de juego.

Dios al final dará el premio de todo y demostrará que todo lo que se ha dicho es pura mentira.

El golpe fue fuerte, ¿ya se recuperó?

Sí fue fuerte, pero mi familia y Dios me han levantado. Además, yo nunca perdí la confianza en mí mismo, yo sé lo que valgo, sé lo que he luchado, sé lo que me ha costado llegar a donde estoy hoy, entonces todo eso vale. Yo si tengo algo claro es que Dios siempre premia al que trabaja y se esfuerza. No tengo nada que ver en todo lo que se dijo en ese momento y sé que Dios me dará el premio de eso.

David, usted era considerado uno de los prospectos del país para salir al exterior, fue figura en Copa Oro, era titular en Saprissa... ¿Cuánto extraña esto?

Me hace mucha falta jugar de titular, eso es clarísimo, pero tengo que entender que Ariel (Rodríguez) vive un gran momento, hace muy buenos partidos, anota y él merece jugar. Yo no he dejado de luchar, sigo entrenando fuerte para esperar el momento y cuando me toque, hacerlo de buena manera.

¿Considera que mentalmente es fuerte para salir de esta situación?

Siempre lo he sido.