El arquero chileno acumuló ocho tapadas, cuatro de ellas determinantes, y no recibió goles; mientras tanto el tico solo contuvo dos remates y le convirtieron cuatro tantos

Por: Cristian Brenes 21 noviembre, 2015

Redacción

Previo al clásico español todos los focos iluminaban la figura de Keylor Navas por sus brillantes actuaciones con el Real Madrid y sus números lo colocaban como el mejor de España; sin embargo, Claudio Bravo se encargó de opacar al arquero costarricense este sábado.

Bravo fue figura en su equipo y aunque el 4 a 0 señala un dominio total del Barcelona, el Madrid contó con oportunidades claras para acortar distancias o al menos hacer más decorosa su derrota. Sin embargo, los blancos se toparon una y otra vez con la muralla que levantó el chileno, a diferencia de Navas, quien poco pudo hacer.

Keylor no falló y en ninguno de los goles tuvo culpa; no obstante, solo acumuló dos tapadas, recibió cuatro anotaciones, dio ocho pases buenos y tocó el balón en 15 oportunidades, mientras que Claudio contabilizó ocho remates detenidos, 12 pases buenos y tuvo contacto con el esférico en 21 ocasiones.

infografia
Incluso el cancerbero suramericano fue el responsable de frustrar a la ofensiva merengue, negándole la celebración en tres ocasiones clarísimas a Cristiano Ronaldo, incluido un mano a mano y un remate de cabeza a quemarropa, y una más a Karim Benzema.

El capitán de la selección chilena fue vital para mantener su arco en cero y permitir que su equipo goleara a los blancos. De paso amplió la ventaja en la cima de la liga a seis puntos, a diferencia de Navas, quien fue víctima de un ataque demoledor y una zaga merengue raquítica, perdida y carente de orden.

Luis Suárez, Neymar y Andrés Iniesta fueron impecables en sus definiciones y dejaron al meta nacional sin oportunidad de reacción, pese a sus intentos.

Previo al clásico Keylor superaba sin problemas a Bravo, gracias a que el tico solo contabilizaba tres goles en contra en nueve compromisos, en los que realizó 27 paradas, a diferencia de Bravo, quien encajó cinco dianas en siete choques en los que detuvo 17 disparos.

Esta vez Navas no logró tapar las deficiencias de la zaga del Madrid y tampoco se vistió de héroe porque ese traje se lo colocó Bravo en el clásico español.