Por: Steven Oviedo 17 junio, 2016

El volante Carlos Hernández Espinoza tendrá su primera aventura como futbolista fuera del país, pero para ello debe afrontar la difícil realidad social y económica que vive Venezuela, país que tiene desabastecimiento de alimentos y medicinas, así como graves problemas de seguridad.

Hernández firmó con el Aragua FC de la primera división venezolana, debido a una recomendación del técnico Rónald González, quien lo tuvo en selecciones menores y en el Uruguay de Coronado.

Fuera de lo futbolístico, Hernández afrontará, como uno más, la complicada situación social por la que atraviesa ese país.

En 2015 hubo 27.815 muertes violentas, una tasa de 90 por cada 100.000 habitantes (en Costa Rica fue de 11,4 por cada 100.000), según un estudio del Observatorio Venezolano de la Violencia. Junto con la escasez y la inflación, la criminalidad es el gran problema de los venezolanos. Asesinatos, secuestros, extorsiones y linchamientos se han vuelto habituales.

Según el Banco Central de Venezuela, la inflación en 2015 fue de 180,9%, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que este año llegará a 720%; y en 2017, a 2.200%.

El jugador es consciente de esa agobiante situación económica y social, pero asegura que el club lo respalda.

"Ahorita lo que muchos conocemos es lo que está pasando con la escasez de alimentos y que la parte política está muy complicada. Lo asumo como un reto, la gente del club se ha comportado a la altura y me ofrecieron una buena casa en un lugar seguro", explicó el costarricense.

Carlos Hernández y el presidente del Uruguay, Freddy Campos, firmaron el contrato este martes.
Carlos Hernández y el presidente del Uruguay, Freddy Campos, firmaron el contrato este martes.

El futbolista espera no tener que pasar por lo que viven la mayoría de los venezolanos, ya que conseguir alimentos y medicinas en Costa Rica es algo normal.

"Uno ve que tienen que hacer filas para comprar comida, pero he hablado con venezolanos y parece que los deportistas allá tienen ciertos privilegios. No me imagino haciendo filas para comprar comida, pero ellos se hacen cargo de la comida, es un equipo donde se concentran antes de los partidos; obvio que me da un poco de miedo, pero lo asumo como un reto", añadió.

Según comentó Hernández, en Caracas hay muchos más problemas de seguridad, pero asegura que es más tranquilo en Aragua, ciudad donde vivirá y que está a 10 horas de la capital.

"Igual me dijeron que es mejor no andar con objetos de valor y menos sacar dólares o andar en la calle en altas horas de la noche. Es una zona muy caliente y está cerca de la costa. Soy consciente de que la cosa no está bien, pero yo voy a jugar futbol", comentó.

El volante explicó que recibirá de salario dólares y bolívares. "El club me va a pagar en dólares, pero ellos mensualmente me van a dar un monto en bolívares para vivir allá. Los dólares no los usaría, espero poder ahorrarlos", dijo.

Obtener dólares en Venezuela es una verdadera proeza, por las restricciones del Gobierno en venderlos por la falta de divisas, al punto que solo aprueba la venta para casos especiales, como salir del país o comprar materias primas, aunque no siempre es garantía de recibirlos.

El tipo de cambio oficial es de 500 bolívares por cada $1, mientras que en el mercado negro se consiguen por lo menos al doble.

Estará solo. Por otra parte, el jugador enfrentará el reto solo, ya que su familia se quedará en Costa Rica.

Hernández tiene un hijo de dos años de edad, Thiago, a quien no quiere exponer a los riesgos que puede presentar un país como Venezuela, por lo que de momento el pequeño y la esposa del volante permanecerán en el país.

"Me voy solo, mi hijo y mi esposa tienen un rol de vida diferente. No pienso llevar a Thiago, pero mi esposa sí va a viajar algunas veces. Yo viajo el lunes a ver cómo es el lugar para ver si ellos pueden estar allá a futuro", confesó.

En cuanto al apoyo que recibió de Rónald González, el jugador precisó: "Todo sale porque Rónald tiene un contacto allá y lo han tratado de llevar a dirigir allá un par de veces. Rónald me contactó con ellos me hicieron una oferta y en un principio no me llenó mucho, pero me hicieron otra que no podía rechazar. Acá en Costa Rica no está fácil el asunto y la verdad lo que me ganó en Venezuela no me lo voy a ganar aquí", finalizó.

Volante Carlos Hernández jugará en Venezuela gracias a recomendación de Rónald González

El volante costarricense Carlos Hernández Espinoza estampó su firma con el Aragua FC de Venezuela.

Hernández firmó por seis meses con la opción de ampliar su contrato para el 2017.

"Obviamente estoy muy contento, se de la dificultad que enfrenta el país, se a lo que voy, pero es una experiencia nueva que puedo vivir", dijo Hernández.

El fichaje del jugador con el cuadro venezolano se dio en gran parte por una recomendación del técnico nacional Rónald González.

"Quiero agradecerle a Rónald González, él fue el que hizo el contacto, le tengo que agradecer mil cosas tanto hace años como ahorita", comentó el volante.

El Aragua Fútbol Club es un club de la primera división venezolana con sede en la ciudad de Maracay, capital del estado Aragua.

Los aurirrojos son un equipo relativamente joven, pues se funda en el 2002 y participa en primera división desde el 2005.

"La verdad la parte económica me sedujo bastante para dar el sí, es algo que yo creo que no me ganaría aquí", añadió el jugador.

El volante estará viajando este lunes para incorporarse a la pretemporada de su nuevo club.

En el fútbol nacional, Hernández ha jugado con el Club Sport Herediano, Club Sport Cartaginés, Belén FC y el Uruguay de Coronado.

Además, formó parte de la Selección Nacional sub 20 que llegó a semifinales de la Copa del Mundo de Egipto 2009.

Nota actualizada a las 3 p.m.