16 julio, 2014

Minneapolis. AP. Centro de atracción en su último Juego de Estrellas, Derek Jeter brilló como en sus mejores tiempos.

Como primer bate de la Liga Americana, el torpedero de 40 años estuvo a las alturas de las circunstancias anoche: bateó un doble por el jardín derecho y también conectó un sencillo en su segundo turno en el tercer inning .

Así ayudó al triunfo de la Liga Americana, por 5 a 3, sobre el conjunto del Viejo Circuito.

En lo emotivo, al abrir la cuarta entrada se dio el anuncio de que Alexei Ramírez reemplazaba al toletero Jeter a la defensiva, provocando el retumbe de aplausos en el Target Field.

El capitán de los Yanquis, que pondrá fin a una carrera de 20 temporadas al término de la campaña, recibió la oportunidad de estar en el terreno para el cambio y así salir bajo una cerrada y larga ovación de los fanáticos, que durante sus turnos corearon rítmicamente su nombre, de la misma manera que se hace en las gradas del mítico Yankee Stadium.

El Capitán Derek Jeter, último de una generación maravillosa para los Yanquis, se despidió del Juego de Estrellas con un doble y un sencillo. | AFP
El Capitán Derek Jeter, último de una generación maravillosa para los Yanquis, se despidió del Juego de Estrellas con un doble y un sencillo. | AFP

En Minneapolis, Jeter se sintió como estuviera en el Bronx. Una grabación de la voz de Bob Sheppard, el extinto locutor de los juegos de los Yanquis, presentó al “el Número 2, el Torpedero” en sus turnos y el tema New York, New York de Frank Sinatra sonó cuando Jeter recibía en la cueva el saludo de sus compañeros del equipo de la Liga Americana.

Mejor imposible. Así se puede describir el libreto de la velada para un insigne jugador, que colegas, coachs y ejecutivos dedicaron una cascada de elogios.

“¿Qué clase de suerte ha tenido este deporte que el ícono de esta generación sea Derek Jeter”, dijo anoche el comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig.