Uli Hoeness tiene una cuenta secreta en Suiza

 20 abril, 2013

Berlín (AFP). El presidente del club de fútbol alemán Bayern de Múnich , Uli Hoeness, es investigado por fraude fiscal después de haber admitido que tiene una cuenta secreta en Suiza, indicó este sábado el semanario alemán Focus.

La fiscalía de Múnich explicó a Focus que Hoeness confesó la existencia de esta cuenta en enero. La investigación tendrá que verificar que la confesión del presidente del Bayern es exacta y completa.

“A través de mi asesor fiscal, transmití un documento a la administración fiscal en enero de 2013 vinculado a una cuenta que tengo en Suiza, explicó Uli Hoeness en Focus.

Ni la fiscalía ni Hoeness precisaron la suma depositada en esa cuenta.

Hoeness, exfutbolista profesional, creó en 1985 una empresa de producción de salchichas que prosperó y que hoy gestionan sus hijos.

El presidente del actual líder de la Bundesliga, famoso por sus declaraciones sin tapujos, defendió en los últimos tiempos el “fair play” financiero que defiende la Unión de Federaciones de Fútbol Europeas (UEFA) para penalizar a los clubes que basan su éxito en contraer considerables deudas, como los españoles y los ingleses.

El presidente del club bávaro precisó que quiere regular su situación en el marco de un acuerdo de doble imposición que iban a firmar el año pasado Suiza y Alemania para luchar contra el fraude fiscal.

Pero los Lander alemanes, gobernados en su mayoría por la oposición socialdemócrata y ecologista, rechazaron en diciembre el texto negociado por el gobierno conservador de la canciller Ángela Merkel.

Los gobiernos regionales consideraron insuficientes las multas que recibirían los contribuyentes que regularizaran su situación.

La lucha contra el fraude fiscal es un tema candente en Alemania. El gobierno federal está a favor de la negociación con los contribuyentes que cometen fraude, mientras que los gobiernos regionales quieren una política de represión implacable.

La semana pasada, el Estado regional de Renania-Palatinado anunció haber comprado un CD que contiene unos 40.000 datos bancarios de personas sospechosas de fraude fiscal en Suiza con las que podrían obtener unos ingresos de 500 millones de euros.

Etiquetado como: