Eva Risztov se dejó ayer la dura prueba del maratón de los 10 kilómetros con una diferencia de apenas cuatro centésimas

 10 agosto, 2012

Londres. AFP. La húngara Eva Risztov ganó la maratón de diez kilómetros de la natación olímpica en el lago Serpentine del célebre parque londinense, Hyde Park.

Risztov marcó un tiempo de una hora, 57 minutos, 38 segundos y dos centésimas para imponerse en esta agotadora prueba.

Sacó una ventaja de apenas cuatro centésimas a la estadounidense Haley Anderson, segunda. El bronce fue para la italiana Martina Grimaldi.

La carrera no resultó buena para las representantes de latinoamérica, la mejor clasificada fue la venezolana Yanel Pinto, que quedó en la posición 14.

La argentina Cecilia Biagioli decepcionó con un lejano puesto 17 mientras que la nadadora mexicana Lizeth Rueda fue 21ª y penúltima en la competencia.

Por su parte, la brasileña Poliana Okimoto se vio obligada a abandonar al finalizar la cuarta vuelta con un cuadro de hipotermia. Fue retirada en silla de ruedas por los organizadores.

Tras la primera de las seis vueltas de 1,66 kilómetos, la húngara Risztov se ubicaba líder con menos de un segundo de ventaja sobre la australiana Melissa Gorman, la británica Keri-Anne Payne y la estadounidense Anderson.

La española Villaécija y Biagioli se situaban quinta y sexta, a dos segundos de las líderes.

En la cuarta vuelta la sudafricana Jessica Roux se vio obligada a abandonar tras haberse retrasado varios minutos. Okimoto hizo lo mismo poco después de concluir ese cuarto giro.

Al entrar en la última ronda, el pelotón de punta era el mismo con el agregado de la alemana Maurer.

Risztov resistió en un impresionante sprint final y ganó la prueba por apenas cuatro centésimas de segundo tras casi dos horas de natación continuada.

"Fue bastante fuerte desde el principio. La idea era estar ubicada entre las primeras diez, quince, y después aguantar hasta lo último. Al final los brazos no me daban", dijo la venezolana Pinto.

La mexicana Rueda, de apenas 18 años, coincidió en que el pelotón de líderes “abrió superrápido” y admitió haber cometido un error al “hacer un esfuerzo extra para tratar de recuperar al grupo”.

Para la argentina Biagioli, que llegaba con expectativas de podio tras su quinto lugar el año pasado en el Mundial de Shanghai, su pobre desempeño se debió al ritmo impuesto desde el principio y a la temperatura del agua.

Miles de personas se dieron cita a orillas del lago artificial en el corazón de Londres para seguir la prueba en el caluroso día de ayer.

Los espectadores que esperaban ver en el podio a la representante británica Keri-Anne Payne, campeona mundial.

Sin embargo, se tuvieron que coformar con su cuarta posición y el diploma olímpico.