Por: Esteban Valverde 6 febrero, 2015

Heiner Mora es un futbolista acostumbrado a librar obstáculos. Recuerdo muy bien cuando le tocó enfrentar una depresión bastante complicada en Noruega, la cual lo hizo hasta pensar en atentar contra su propio bienestar; luego de esto se levantó y estuvo en la lista final para afrontar el Mundial de Brasil 2014.

Pero, cuando parecía que la carrera se enrumbaba y dejaba atrás el trago amargo, llegó lo inesperado. Mora se lesionó el 10 de junio de 2014 y se perdió la cita del orbe. Con admirable pundonor se volvió a levantar, se consolidó como figura del Saprissa y lo llevó a obtener el título 31.

Sé que el dolor de estar seis meses sin jugar no es fácil de sobrellevar, pero con la voluntad y carácter de Heiner, no hay duda de que nuevamente se levantará.

Etiquetado como: