El ganador de esa serie se enfrentará contra Nacionales de Washington

 1 octubre, 2014

Pittsburgh. AP El resurgimiento de Edinson Vólquez comenzó con una sencilla sesión para soltar el brazo.

Durante la breve práctica con el coach de pitcheo de los Piratas, Ray Searage, el pasado mes de enero en la sede de pretemporada en Florida, el talentoso pero errático lanzador derecho prestó atención al plan que Searage esbozó para que el dominicano de 31 años recuperase el nivel que le había permitido ser seleccionado al Juego de Estrellas

“Se dio cuenta que teníamos interés por él y eso creó confianza”.

Diez meses después, Vólquez intentará responder hoy a esa confianza al tocarle abrir por unos Piratas que buscan clasificarse a la serie de primera ronda de la Liga Nacional por segundo año seguido. Enfrentará a San Francisco en el juego de wildcards del circuito.

El ambiente estridente que le espera a Vólquez en la PNC marcará un contraste radical con respecto a su ignominioso adiós de San Diego el año pasado, cuando los mediocres Padres le dieron de baja tras una mala racha en la que su promedio de efectividad se disparó a 6,01.

“Es algo un poco triste. Es sentir que tu carrera se acabó”, recordó Vólquez.

Pudo terminar la temporada con los Dodgers de Los Ángeles, donde empezó a repuntar antes de declararse agente libre. Pero fueron pocos los equipos interesados en un serpentinero con media década de problemas con su control.

Sin embargo, encontró un espacio en Pittsburgh, un equipo que se ha convertido en una especia de refugio para peloteros que habían perdido el rumbo.

Searage afinó la mecánica de Vólquez. Se puso de acuerdo con el receptor Russell Martin para mantener un ritmo más regular entre pitcheos en los juegos, a menudo corriendo al montículo cuando Vólquez empieza a trabajar muy de prisa. Cuando Vólquez se aparta de su ritmo habitual, su mecánica se desbarajusta.

Por su parte, el piloto Bruce Bochy dependerá de su as Madison Bumgarnen, quien estableció récord personal de 18 victorias y 2,98 de efectividad.

Si no hay dudas que el premio de pitcheo Cy Yong en la Nacional corresponde al zurdo Clayton Kershaw (Dodgers), un fuerte candidato hubiera sido Bumgarner, quien también logró 219 ponches.

“Cuando se le da la bola a Bumgarnen, no hay otra sensación que no sea ganar”, dijo Ryan Vogelsong, también lanzador de los Gigantes. “Para mí, lo que más destaca es la energía que el equipo tiene cuando él (Bumgarnen) sube a la lomita”, agregó Vogelsong.

El ganador de este duelo se medirá a los Nacionales de Washington en la primera ronda –de cinco a ganar tres– en la capital.

infografia