23 abril, 2015

Solo Yosimar Arias sabe lo que le ha costado ganarse un campo en el Herediano, en el actual Torneo de Verano.

Su lesión en la rodilla derecha, sus pocos minutos en la cancha y hasta la falta de confianza de la afición calaron en el ánimo del volante.

Es por ello que ayer con su anotación, la cual le dio el triunfo al Team frente al Uruguay, dejó escapar su rabia y dio rienda suelta a la alegría por un tanto que venía buscando.

Un golazo fuera del área que le dio tres puntos a los florenses y los hace estar más cerca de las semifinales.

“Es una gran bendición, se lo dedico a mi familia, a mi hijo Matías y a mi hija que está por nacer en cualquier momento”, expresó el volante.

Arias tomó un mal rechazo frente al marco y empalmó un fuerte disparo fuera del área que dejó sin oportunidad al arquero Neighel Drummond, en su partido número 100 con la camiseta rojiamarilla.

Yosimar Arias celebra su anotación ante Uruguay, mientras Rooney Mora corre a felicitarlo, ayer en el estadio Labrador. | MELISSA FERNÁNDEZ
Yosimar Arias celebra su anotación ante Uruguay, mientras Rooney Mora corre a felicitarlo, ayer en el estadio Labrador. | MELISSA FERNÁNDEZ

“No venía jugando, se estaba tardando la negociación de mi nuevo contrato con el Herediano, que ya por dicha se llegó a un acuerdo, pero Dios me dio fortaleza y pude anotar”, comentó eufórico Yosimar.

“Me dicen que me veo gordo y otras cosas, pero he venido trabajando la parte física, me he esforzado y lucho por los que han confiado en Yosimar”.