Por: Fanny Tayver Marín 31 agosto, 2016
Guilherme Farinha tendrá como equipo de trabajo a Cristian Oviedo, Wílmer López, Pablo Izaguirre, Johan Salas y Wardy Alfaro.
Guilherme Farinha tendrá como equipo de trabajo a Cristian Oviedo, Wílmer López, Pablo Izaguirre, Johan Salas y Wardy Alfaro.

Alajuela

Durante la presentación de Guilherme Farinha como técnico de Alajuelense, Wílmer López estaba sentado a la izquierda del estratega.

Hasta ahí llegó el interinato del Pato, pero eso en lugar de desmotivarlo, más bien lo insta a ser uno de los principales aliados del portugués.

"Estoy contentísimo con la llegada del profe a la institución, es una persona que conozco desde hace años, lo aprecio mucho, nos hemos llevado muy bien desde que él vino nuevamente al país y entonces cuando uno va a trabajar con alguien a la par con quien se siente bien, yo creo que uno va a muerte con él", manifestó Wílmer López.

Según el exvolante, él estaba consciente de que su interinato como director técnico del primer equipo duraría muy poco. Ahora será uno de los asistentes del portugués, junto con Pablo Izaguirre y Cristian Oviedo.

"Siempre fueron muy claros con nosotros, tanto la dirigencia como la parte de gerencia deportiva; que era la transición de un día, de tres días, una semana... nos duró diez días y lo disfrutamos, lo gozamos, lo vivimos", relató.

Hasta sacó a colación su buen humor.

"Dirigimos un partido, lo ganamos y salimos contentos con un 100% de efectividad (ríe) y debutamos a tres muchachos, son las cosas poe lo que sentimos que dimos ese empujón", relató.

López aceptó que eso era un riesgo, pero que él se animó.

"Era un partido difícil, complicado, en donde se jugaba mucho la institución porque si perdíamos, era el cuarto partido perdido y hace cuántos años Liga Deportiva Alajuelense no perdía así. Tomamos el riesgo haciendo debutar jugadores jóvenes, pero al final todo se dio y nos salió de mil maravillas".

En su época de jugador le tocaba crear y generar fútbol, esta vez el Pato tuvo que limpiarle la cancha a Farinha y la noche de este martes se reunió con el estratega y con los demás integrantes del cuerpo técnico.

"Hablamos de algunos aspectos de cada jugador, las cosas que uno le puede decir del material humano que tiene son muy positivas y se lo dije muy claro, hay equipo con el cual luchar para salir campeones y yo creo que la parte que nos tocaba en esta transición de que se fue un entrenador y venía el otro, era darle tranquilidad, motivación, que ellos (los jugadores) se sintieran bien".

Es decir, López aplicó la psicología en medio del caos que vivía la Liga, porque los resultados nunca llegaron en la era de José Giacone.

"No era de llenarlos de trabajos tácticos, de trabajos específicos, de meterles más presión después de todo lo que venían viviendo, sino darles tranquilidad, ya viene Farinha y ya el camino lo empezamos la semana pasada sintiendo el apoyo del aficionado, que también es muy importante", citó.

Para López, ese banderillazo de salida en el que la afición se hizo presente en el Morera Soto para despedirlos cuando se iban el sábado pasado a San Carlos fue muy significativo.

"Se vio como que ya todo el liguismo se está uniendo para sacar esto adelante. Se ganó el partido, se debutaron muchachos, tenemos a un profesional al frente del equipo, a un profesional para lo que resta del campeonato y ojalá para muchos torneos más".

Añadió que el grupo ha cambiado la mentalidad, está muy positivo y a su criterio, esta Liga está para grandes cosas.

"En aquella ocasión (cuando Farinha asumió Alajuelense por primera vez) tuvo algo muy positivo, el profe vino y nos tuvo a nosotros de jugadores (ríe)... y ahora tiene un gran material humano".

López explica que en el camerino rojinegro hay jugadores de muy buena calidad, con condiciones importantes.

"Jugadores que tal vez estaban más bloqueados por la parte de aquí arriba (cabeza) que de condiciones y yo creo que tratamos de liberarlos".

En esa semana que Wílmer estuvo al frente de la Liga, los futbolistas erizos no recibieron una sola sesión de videos.

"No hicimos charlas en pizarras, ni llenarlas de rayas para que ellos las vieran o exigirles, no... les dimos una tranquilidad, una libertad para que ellos salieran y jugaran, se desestresaran un poco, dio frutos en el partido y de aquí en adelante el que manda es el profe Farinha y nosotros vamos a ser ayudantes de él, vamos a estar ahí empujando siempre, dándole la credibilidad", finalizó Wílmer López.