Por primera vez desde 2007, cuando se instalaron los torneos cortos, el silbatero no fue designado para pitar uno de los dos juegos donde está en disputa el cetro de campeón.

Por: Kenneth Hernández Cerdas 20 diciembre, 2015
El árbitro Wálter Quesada dirigirá el juego Alajuelense ante Herediano
El árbitro Wálter Quesada dirigirá el juego Alajuelense ante Herediano

Luego de ocho años de dirigir al menos una final de temporada, Wálter Quesada no pitará un duelo donde está en disputa el título de campeón nacional. Hugo Cruz en la ida (este domingo, a las 5 p. m.) y Henry Bejarano en la vuelta (miércoles, a las 7 p. m.) serán los responsables del duelo entre Saprissa y Alajuelense.

Quesada asegura que toma con madurez su ausencia y afirma que le servirá para analizar sus equivocaciones de cara al próximo torneo.

Del mismo modo, enfatizó el riesgo que implicar pitar una final ya que "un error marcará de por vida al hombre de negro".

El siguiente es un extracto de la charla sostenida con La Nación, en la que habló del por qué no fue elegido y lo que les espera a sus colegas.

¿Cómo afronta su ausencia en la serie final del torneo?

Me había acostumbrado a estar en este tipo de instancias. Haciendo un análisis de mi caso, sé que he fallado, como todos los árbitros, y por eso la Comisión de Arbitraje decidió no nombrarme. Quizás algunas personas pensaron que fallé más de lo que uno pensaba. Es una situación que uno no comparte pero respeta. ¿A qué árbitro le gusta quedar fuera de las finales? A ninguno.

¿Es el Torneo de Invierno el campeonato más complicado de su carrera?

Más que complicado, diría que mi salida fue muy abrupta porque hubo una selección de diez árbitros para dirigir la final y no fui escogido. Eso deja mucho que desear y sobre todo mucho que analizar tanto para la Comisión como para mí.

¿Cuánta culpa tiene usted?

Yo fallé, como cualquier árbitro, nada más que según los datos de la Comisión de Arbitraje, Wálter Quesada fue el que más falló de los que pudieron ser escogidos. Si bien me equivoqué, habrá que analizar los errores y si todos recaían sobre mí o más bien de coordinación entre todos los que estuvimos en el juego.

¿Verá la final entre Saprissa y Alajuelense?

Claro que sí, siempre hay que ver fútbol y sobre todo estar pendiente del arbitraje. Veré a mis compañeros porque no es que me estoy yendo del árbitraje sino que la Comisión no me tomó en cuenta. Y es parte de si venía viviendo en un confort o cayendo es mucha confianza y quizás sea positivo para un futuro muy cercano.

¿Usted sintió que sí estaba en una zona de confort?

Más que de confort, lamentablemente para mí, estos últimos partidos no fueron los mejores. Siempre he asumido los juegos con mucha seriedad y dentro del análisis interno no tomo esto como negativo sino de la mejor forma para seguir adelante.

¿Cuánta dificultad tendrá la final para Hugo Cruz y Henry Bejarano debido a la polémica suscitada en una de las semifinales?

Ningún partido es fácil y mucho menos en este tipo de instancias. Recordemos que se trata de una final, es más, ya hay dos compañeros que quedaron marcados por varios años por lo que pasó en una semifinal. No será facil para los dos (Cruz y Bejarano), ojalá lo saquen, porque las finales se prestan para eso, una final marca a un árbitro de por vida.

"Si bien estar en las finales es una gran alegría, también es un riesgo que se toma, esperemos que ellos queden marcados pero de forma positiva. Usted puede llevar un juego 90 minutos tranquilos pero el mínimo error al cierre puede ser fatal".

¿Qué error lo marcó a usted de por vida en una final?

En mis 18 finales han habido errores pero no uno que me haya marcado. A lo mejor la decisión que tomó la Comisión de Arbitraje me está protegiendo de que no cometa un error en una final. Me quedaré tranquilo con las finales que llevo.

¿Será que la Comisión lo está jubilando para abrirle paso a la sangre joven?

Mi edad no es un secreto para nadie, tengo 45 años y ya tengo que ir dando campo. La mejor forma de que los compañeros demuestren que tengo que irme corriendo es en estos partidos. La Comisión quiere demostrar también que las finales no solo son para Wálter Quesada.

¿Cuánto tiempo le queda como árbitro?

Estoy proyectando que, mínimo, estaría para todo el 2016. Sé que tengo que ir abriendo campo pero no creo que me vaya a retirar en este momento. Mi deseo es llegar a los 400 partidos en Primera División, quiero cumplir ese sueño.

Por último, ¿qué les recomienda a quienes pitarán la final para que no queden marcados?

Ellos tienen calidad, confianza en sí mismos y el respaldo de la Comisión. Lo que no tienen que hacer es relajarse y caer en excesos de confianza. Como dije antes, un error, aunque sea con el marcador 3-0, puede desarmar todo. Que no se relajen, les espera un partido duro y si se equivocan, que sus errores sean insignificantes.

Etiquetado como: