El réferi llegó este martes a 47 años de edad, día en el que decidió referirse a su retiro del arbitraje, el cual había confirmado a finales de marzo

Por: Fiorella Masís 9 mayo
El árbitro Wálter Quesada tuvo una actuación polémica en el último partido del Invierno 2016, entre Saprissa y Herediano. Este Verano será su último torneo. | JOSÉ CORDERO / ARCHIVO
El árbitro Wálter Quesada tuvo una actuación polémica en el último partido del Invierno 2016, entre Saprissa y Herediano. Este Verano será su último torneo. | JOSÉ CORDERO / ARCHIVO

El réferi Wálter Quesada llegó este martes a 47 años de edad, día en el que decidió referirse a su retiro del arbitraje, el cual había confirmado a finales de marzo.

Cuando Quesada comunicó a La Nación que al terminar el presente torneo de Verano 2017 se alejaría del fútbol, afirmó que daría declaraciones después.

El oriundo de Cartago lo hizo esta mañana mediante una carta en la que repasa su carrera, agradece a sus familiares y colegas y se despide oficialmente como silbatero.

"Fue hasta hace un año aproximadamente que tomé la decisión (de retirarse), aunque para muchos una fecha común y corriente, para mí es muy especial".

En una parte del escrito, Quesada asegura que les da parte de la razón a las personas que piensan o se preguntan para qué tantas palabras si falló en la cancha.

"En 700 encuentros que participé en el fútbol profesional y en donde mi preparación en su mayoría fue como amateur, orgullosamente me declaro que realicé en un gran porcentaje mejores cosas que malas, por lo que si de rendimiento estableciéramos un parámetro, el average es muy favorable a mis intereses", escribió.

Quesada se describe a lo largo de sus 28 años de carrera como un árbitro que siempre "cumplió con lo que estaba a su alcance responsable", que nunca falló en una prueba física en Costa Rica o afuera.

"Lo mío fue un vicio, el ser árbitro así, me fue más difícil de lo que creen, si fuese una pasión como lo dicen algunos de ustedes, no basta de pasión, sino de responsabilidad, de esfuerzos, sacrificio, capacidad, preparacion académica, física, proyección, porque por suerte no llegará el éxito, esta existe, pero hay que buscarla", se lee en su mensaje.

Wálter recordó que empezó como réferi de canchas abiertas, en 1989, pasando luego a Linafa, Liga de Ascenso, y Primera División, tanto de asistente como central.

El árbitro posee el récord de más finales dirigidas en la máxima categoría, 20, nueve de las actuales las pitó de forma consecutiva.

La primera vez que guió un encuentro con un título nacional en juego fue en 1994, cuando tenía 24 años. En esa final Saprissa se impuso a Alajuelense.