Paté es el nuevo técnico de los chuchequeros, mientras el Mariachi será asistente y jugador

Por: Fiorella Masís 22 junio, 2015
Wálter Centeno y Alonso Solís celebran un tanto en el Ricardo Saprissa.
Wálter Centeno y Alonso Solís celebran un tanto en el Ricardo Saprissa.

Ambos son ídolos morados. Juntos disfrutaron las mieles del éxito en Saprissa y cinco años después los reúne un nuevo proyecto en Puntarenas FC, equipo en el que Wálter Paté Centeno y Alonso Mariachi Solís harán dupla, ahora vestidos de naranja.

Durante su época en el Deportivo Saprissa cosecharon siete campeonatos nacionales y dos internacionales, y ambos fueron piezas claves de los morados.

"Alonso viene a darme una mano porque voy a mezclar jóvenes y necesito a alguien que sea el soporte, que lleve la presión y que esté acostumbrado a eso; qué mejor manera de llamar a jugadores que han estado a la par mía durante mucho tiempo y saben manejar este tipo de cosas", comentó Paté sobre la llegada de Solís.

Fue hace 17 años, en la temporada 1997-1998, cuando Centeno y Solís conquistaron juntos su primer cetro en el Saprissa. Aunque en ese momento no eran jugadores fundamentales, empezaron a ganarse a los seguidores, quienes hoy los ven como símbolos del equipo.

Volvieron a triunfar en las campañas 1998-99, 2003-04, 2005-06, 2006-07, Invierno 2007 y Verano 2010. Además de ganar el título de Uncaf en 2003 y proclamarse en la Concacaf 2005, lo que los llevó hasta Japón, donde disputaron el Mundial de Clubes y se dejaron el tercer lugar.

Probablemente ese fue el momento más memorable de ambos futbolistas, quienes dejaron el club tras la corona del 2010.

Centeno se retiró de forma definitiva, mientras Solís regresa por segunda ocasión, en una oportunidad en la que de paso puedan recordar glorias pasadas.

"Wálter es el jefe y trataremos de colaborar en todo lo que él necesite. Le dije que sí a Wálter porque siento que puedo hacerlo y que puedo jugar; yo me retiré muy joven y siento que puedo jugar y ayudarle a él", expresó Solís.

Datos del estadígrafo Gerardo Coto Cover.