Comité Disciplinario rechazó el recurso de revocatoria presentado por Herediano que buscaba habilitar al goleador del futbol costarricense.

Por: Harold Leandro C. 13 diciembre, 2013
Víctor
Víctor "Mambo" Núñez celebra con alegría su primer tanto del partido, gol con el que superó a Errol Daniels como máximo goleador del fútbol nacional.

El delantero Víctor Mambo Núñez no podrá jugar ninguno de los dos partidos de la final del Torneo de Invierno 2013 entre su equipo, Herediano, y Alajuelense.

Así lo resolvió este viernes el Comité Disciplinario de la Unafut, luego de rechazar el recurso de revocatoria a un castigo impuesto al goleador del futbol costarricense, con 200 anotaciones. La información fue corroborada por José Pablo Molina, periodista de la Unafut.

La final será el 16 y 22 de diciembre.

Mambo fue expulsado el 1.° de diciembre en el primer partido de la semifinal contra Cartaginés, luego de que agredió sin balón al lateral brumoso Kevin Vega.

Por esta acción, considerada de “conducta violenta”, con el agravante de no estar en disputa el balón, el artillero rojiamarillo fue castigado con una multa de ¢125.000 y cuatro partidos de suspensión.

En este caso fueron cuatro partidos (y no tres como es lo usual) porque el delantero herediano es reincidente en este tipo de faltas.

Este hecho dio pié a que los dirigentes del campeón nacional presentaran un recurso de revocatoria a la sanción

Mientras del Disciplinario tomaba una decisión, el dominicano se perdió el segundo juego de la semifinal contra los brumosos. Además, no podrá estar en ninguno de los dos juegos de la final y deberá purgar un encuentro en el próximo certamen.

Un caso similar. El 9 de diciembre, el Disciplinario declaró sin lugar un recurso del alajuelense Allen Guevara, quien estaba en una situación similar a la de Mambo, pues fue expulsado 1.° de diciembre durante el primer partido de la semifinal contra Saprissa tras protagonizar una “conducta violenta”, sin estar en disputa el balón.

Por ello, a Cusuco se le impuso una multa de ¢200.000 y una suspensión de tres partidos, pues el manudo no era reincidente.

Al ser "solo" tres partidos, el castigo no tiene recurso de revocatoria, puesto de que, de acuerdo al reglamento de competición, estos acciones únicamente pueden esgrimirse si la sanción es superior a tres juegos de suspensión.

Por esta situación, el erizo no jugó el partido de vuelta de la semifinal contra Saprissa ni podrá jugar la final contra Herediano.