El rendimiento actual del equipo que dirige Rónald González es de apenas el 25% y solo fue más malo en el Invierno 2014 cuando apenas hizo 16 puntos de 66 posibles y tuvo un 24%.

Por: Esteban Valverde 18 abril, 2016
El defensor de Saprissa Roy Miller (izquierda) le gana el balón al volante de Uruguay de Coronado Ismael Gómez.
El defensor de Saprissa Roy Miller (izquierda) le gana el balón al volante de Uruguay de Coronado Ismael Gómez.

Redacción

Uruguay de Coronado vive su segundo torneo corto más complicado desde que regresó a la Primera División en el Invierno 2012.

Aún así, la actual temporada es en la que está más cerca de volver a la Liga de Ascenso, ya que en los torneos anteriores logró mantenerse lejos de los dos últimos lugares.

El rendimiento actual del equipo que dirige Rónald González es de apenas el 25% y solo fue peor en el Invierno 2014 cuando apenas hizo 16 puntos de 66 posibles y tuvo un 24%, además terminó en la penúltima posición, pese a ello no fue candidato a descender ya que luego hizo un gran certamen de Verano en 2015.

Para el presidente del conjunto coronadeño, Freddy Campos, el actual campeonato es un reto mayúsculo para su club debido a que se hizo una inversión muy alta para poder aspirar a clasificar, pero al final se recogieron resultados pésimos.

"El rendimiento en 2014 fue peor pero el equipo tenía otra expectativa, el problema ahora es que nosotros esperábamos que fuera uno de los torneos con mejores resultados por la clase de futbolistas que se trajeron. Formamos un cuadro competitivo, un equipo que tenía todo para pelear por clasificar y al final pasó esto", aseguró Campos.

En el Verano 2016 los uruguayos ni siquiera han podido decir que su cancha es una fortaleza, debido a que solo han ganado tres de los 10 partidos que ha disputado hasta el momento.

Los aurinegros han ganado apenas 12 puntos de los 30 posibles en el estadio El Labrador. Como visitante también ha sido un fantasma en el terreno de juego y apenas alcanzó cinco puntos de 30 posibles; al único club que al que le ganó fue a Liberia.

"El responsable número uno de esta situación soy yo, porque yo tengo la costumbre de no meterme con los cuerpos técnicos y en su momento acepté todas las recomendación que me hizo Martín Cardetti (exentrenador) y eso nos está pasando factura", enfatizó Campos.

Ahora los charrúas apuestan por la parte motivacional para dejar atrás una temporada para el olvido, por eso cuentan con el aliento de la afición, que es lo que debe impulsar a los futbolistas.

"Estamos organizando autobúses para ir a Alajuela el miércoles contra Carmelita y es muy probable que abra las puertas o cobre solo ¢1000 para el domingo frente a la UCR", concluyó.

El equipo de Coronado está a cuatro puntos de los verdolagas en la lucha por conservarse en el más alto nivel.

Uruguay decepcionó en el Verano 2016, y además puso en juego su permanencia en la máxima categoría.